viernes, 17 de julio de 2015

Los celos existen dentro y fuera del BDSM.
Los que estudian el tema coinciden en decir que es una respuesta emocional ante la amenaza de perder algo que se considera como propio. Se podría decir que es la sospecha, inquietud o miedo ante la posibilidad de que el ser amado le preste atención a un tercero. Esos serían los celos dentro de un vínculo de pareja, pero también existen celos a nivel familiar, laboral, de amistad, etc.
A veces se puede enredar los celos con la envidia. Para no confundir estas emociones, aquí está la definición de la RAE:
envidia.
1. f. Tristeza o pesar del bien ajeno.
2. f. Emulación, deseo de algo que no se posee.
celo.
1. m. Cuidado, diligencia, esmero que alguien pone al hacer algo.
2. m. Interés extremado y activo que alguien siente por una causa o por una persona.
3. m. Recelo que alguien siente de que cualquier afecto o bien que disfrute o pretenda llegue a ser alcanzado por otro. U. m. en pl.
4. m. pl. Sospecha, inquietud y recelo de que la persona amada haya mudado o mude su cariño, poniéndolo en otra.

He aquí la diferencia. Mientras la envidia desea lo que otro tiene y ella no, los celos
temen perder lo conseguido en manos de otra persona.
El ser humano es celoso por naturaleza. Se podría decir que no es una emoción negativa siempre y cuando no se convierta en patología. ¿Y quién podría determinar cuándo es o no una patología? Solo un profesional entendido. No obstante, hay síntomas que cada uno podría percibir si es sincero consigo.
Cuando una persona siente la amenaza de perder la relación que tanto le importa, los celos aparecen de inmediato independientemente de la posición social, económica, familiar o genérica. Las personas inseguras o con baja autoestima son las más propensas a sentir celos, pero también aparecen en personas seguras de sí mismas.
A veces, cuando alguien se descubre celoso, suele verse egoísta y avergonzarse de tal emoción. Aunque hay casos en que los celos buscan la equidad de la pareja, la realidad refleja profundas carencias personales.
Llevando esto a un ejemplo que podría ser real, imaginemos una relación entre un Top y un bottom. Si la relación se mantiene únicamente dentro del ámbito BDSM respetando los límites hablados antes de comenzar la relación, no debería haber problema. Si ambas partes se guían por el Protocolo BDSM, el trato será mucho más llevadero y entendible para las partes. Citemos algunos ejemplos:
1)            Si el bottom fuese pertenencia de un Top, cualquiera que desee dirigirse al bottom debería, según el protocolo, solicitar antes permiso a su Dueño. Es una pena que sean contadas las personas que viven de acuerdo a estos códigos. A veces podría ser por rebeldía y otras por falta de conocimiento, o por orgullo al no aceptar que desconocen el Protocolo.
2)            Si el Top desea conectarse con un bottom libre, sin collar, y decide tener más de un bottom, debería advertírselo a esa persona con la que piensa que podría llegar a tener una relación. Eso podría evitar o al menos disminuir los malos entendidos y, por supuesto, los celos entre bottoms.
Estos son solo dos ejemplos. Pero tal vez el problema principal se presente cuando
la relación traspasa las fronteras del BDSM, cuando Top y bottom se convierten en una pareja común. Es imposible pedirle al resto del mundo que “respete” la posesión, porque en el mundo vainilla (permítanme usar esta palabra) no existen los sumisos ni los esclavos y nadie es dueño ni posee a nadie. Se consideraría ridículo pedirle permiso a alguien para hablar con su pareja, por ejemplo.
Hasta aquí hablamos de los celos naturales del ser humano, pero ¿qué pasa cuando sentimos esos celos enfermizos, agobiantes e irracionales que hacen a una persona estar llamando de forma continua a su pareja, prohibiéndole que se relacione con unos u otros, o exigiendo determinado aspecto para no llamar la atención?
Imaginemos una relación 24/7. ¿Qué sentirán ambas partes una vez que la relación se pone en práctica y tiene que pedir o dar permiso para todo? Desde levantarse, ponerse de pie, caminar, ir al baño, cocinar…

Si es una relación BDSM 24/7, y ese trato es consensuado, solo quedaría saber cómo se siente el bottom una vez que se puso en práctica. Porque mientras está en la imaginación es una cosa, pero una vez que se lleva a la vida real la fantasía puede que no sea lo que imaginamos.
Las personas que practican una relación D/s, saben que a veces el Dominante se come al ser humano. ¿Dónde está el límite entre el Dominante y la pareja común? Creo que está donde diga el bottom. Habría que preguntarse si se siente acosado, ahogado con la relación y que no soporta estar las veinticuatro horas pendiente de la otra persona (tanto si es Dom como si es sumiso). Ambas partes deberían estudiar sus actitudes antes sí mismo primero y luego junto al otro rol, como pareja BDSM y como pareja común también.
Los celos, cuando son patológicos, pueden derivar en actitudes peligrosas hasta llegar al acoso, el secuestro y la violencia doméstica.
Es responsabilidad del Top cuidar que su bottom no se sienta mal, y es responsabilidad del bottom no permanecer al lado de un Top abusivo. Lo más probable es que se pueda conversar y llegar a un arreglo para que la relación sea lo más saludable posible para ambas partes.
Hace unos años escribí sobre este tema. Creo que los celos no patológicos se
solucionan con una autoestima alta de ambas partes.
Mi pensamiento con respecto a los celos es el siguiente:
Yo ocupo un lugar en el corazón de la otra persona. Es un lugar que yo me he ganado con mis actitudes y mi afecto, por lo tanto ese lugar me pertenece y NADIE fuera de mi mismo o del dueño de ese corazón, me puede sacar de allí.

En ese corazón va a haber otros lugares, mejores y peores que el mío. ¿Quiero estar en un lugar mejor? Deberé buscar la estrategia para ocupar ese otro espacio que me gusta y conservarlo. ¿Qué pasaría si el dueño del corazón me saca de mi lugar? Pues, reconocer que lo perdí e irme con la mayor dignidad posible. Porque sé lo que valgo, tengo la autoestima alta y reconozco que por mucho que me guste, esa persona no es para mí.

miércoles, 15 de julio de 2015


Queridos amigos:

Es el momento en que mi sueño se vuelve realidad. No es solo mérito mío sino del apoyo y cariño de todos ustedes, por eso quisiera que estén a mi lado el día del lanzamiento de la novela. Será el 5 de agosto a las 19.30 hrs en la Fundación FUCAC de Montevideo, Uruguay, con este desarrollo:

-Presentación de la escritora Sra. Claudia Amengual
-Dramatización de una escena de la novela
-Presentación del Dr. Osvaldo Betti
-Dramatización de una segunda escena de la novela
-Presentación del libro por la autora con material audiovisual sobre.
a) Qué es el B.D.S.M.
b) Diferencia entre Sado-masoquismo y violencia doméstica
c) Dominación/sumisión
d) Cesión de Poder
e) Placer y Dolor
-Firma de ejemplares y Brindis

Para que vayan sabiendo de qué se trata el libro, aquí va una síntesis:

La historia ambientada en los años veinte, muestra a una Ofelia Gallardo que se ve lanzada a un periplo que la lleva desde su Buenos Aires natal hasta la lejana Londres. Allí conoce a Lord Sawford, un Duque que logra, por medio del consenso, introducirla al mundo de la Dominación/sumisión a través de prácticas Sado/masoquistas.

La autora ofrece al lector escenas de alto y fino contenido erótico, relatadas a través de vivencias de la protagonista en un mundo tan temido como deseado que conducirán a Ofelia al máximo placer sensual.

El texto de esta novela alcanza niveles insospechados de voluptuosidad a través de las experiencias bisexuales y masoquistas de su protagonista.

¡LOS ESPERO!



Blog Archive

Con la tecnología de Blogger.

Protégeles denunciando...

Protégeles denunciando...
DI NO A LA PORNOGRAFIA INFANTIL!!

NO LO PERMITAS... DENÚNCIALO!

NO LO PERMITAS... DENÚNCIALO!
podría ser tu hija...

NO A LA VIOLENCIA DOMÉSTICA

NO A LA VIOLENCIA DOMÉSTICA
NO AL MALTRATO FÍSICO O VERBAL

¡NO AL ABORTO!

¡NO AL ABORTO!
SE RESPONSABLE: USA CONDÓN!

TUTORIAL DE PRACTICAS

SLNR

SLNR

QR-Code

QR-Code

Blogroll

Aprendiendo a tu lado...

Traductor

Posts Populares

Libro de Ana Karen Blanco

Tiempo BDSM

Libro SIn mirar atras

Google+ Badge

Seguidores

Google+ Followers