sábado, 8 de mayo de 2010

Me gusta escribir porque me permite expresar mis sentimientos, identificarlos y mostrarlos. Para eso tengo este blog: para escribir y compartir con ustedes los resultados.

Hace unos pocos días me retiré de un foro de BDSM. ¿Para qué me retire? Para no pelear. Entonces mi ego se enojó: ¿cómo es posible de que haya gente que no esté de acuerdo conmigo, o no me quiera? Pero es así y está muy bien, aunque a mi ego no le guste. Por otro lado, como niña encaprichada, me preguntaba a mi misma: ¿y por qué me tengo que ir? Este también es mi lugar. Pero no era así, y reflexionando comencé a recordar un concepto aprendido hace años: la relación costo-beneficio.

¿Para qué me quedaría en ese foro donde no soy bienvenida por muchos de sus integrantes? ¿Para qué me quedaría en un lugar donde no soy querida? Quizás solo para amargarme y sufrir, o para recibir agresiones gratuitas, o para que me identifiquen como “la autora de…” y no por mi nombre. No, no estaba dispuesta a pagar el costo de las agresiones por el beneficio de estar en un lugar que ni siquiera siento mío.

Por eso me quedo en los blogs, en mis grupos, en otros foros y con mi gente, con ustedes. Están buenas las peleas y a una guerrera como yo le encantan, pero cuando es por algo valedero y justificado. Y mi ego inflado no vale una batalla.

En los foros, blogs, grupos y todos los lados donde nos juntamos los seres humanos, más tarde o mas temprano, existen diferencias y eso es genial cuando existe también el respeto por la idea del otro. Pero hay veces que no es así y esas diferencias, esas ideas se van repitiendo de boca en boca, a veces con agregados, a veces incompletos, y muy rara vez se repite tal cual se oyó.

Pero quizás la opción más inteligente sería, antes de repetirlo, pasar lo que se oyó por “Las Tres Rejas” y luego decidir si ese comentario sigue su camino o si allí muere. Para evitar seguir inmersos en esa situación, quizás deberíamos utilizar las preguntas que nos regala el cuentito de “Las Tres Rejas”:

El joven discípulo de un filósofo sabio llega a casa de éste y le dice:
-Oye, maestro, un amigo tuyo estuvo hablando de tí con malevolencia...
-¡Espera! -lo interrumpe el filósofo- ¿Ya hiciste pasar por las tres rejas lo que vas a contarme?
-¿Las tres rejas?
-Sí. La primera es la verdad. ¿Estás seguro que lo que quieres decirme es absolutamente cierto?
-No. Lo oí comentar a unos vecinos
-Al menos lo habrás hecho pasar por la segunda reja, que es la bondad. Eso que deseas decirme, ¿es bueno para alguien?
- No, en realidad no. Al contrario.
-¡Ah, vaya! La última reja es la necesidad ¿Es necesario hacerme saber esto que tanto te inquieta?
-A decir verdad, no.
-Entonces -dijo el sabio sonriendo-, si no es verdadero, ni bueno, ni necesario, sepultémoslo en el olvido.


Así que, querido amigos, aquí seguimos con renovados bríos, teniendo la certeza de lo maravilloso que es el BDSM y que vale la pena estar aquí. Con el afecto y el respeto de siempre por todos ustedes,

anitaK[SW]

Blog Archive

Con la tecnología de Blogger.

Protégeles denunciando...

Protégeles denunciando...
DI NO A LA PORNOGRAFIA INFANTIL!!

NO LO PERMITAS... DENÚNCIALO!

NO LO PERMITAS... DENÚNCIALO!
podría ser tu hija...

NO A LA VIOLENCIA DOMÉSTICA

NO A LA VIOLENCIA DOMÉSTICA
NO AL MALTRATO FÍSICO O VERBAL

¡NO AL ABORTO!

¡NO AL ABORTO!
SE RESPONSABLE: USA CONDÓN!

TUTORIAL DE PRACTICAS

SLNR

SLNR

QR-Code

QR-Code

Blogroll

Aprendiendo a tu lado...

Traductor

Posts Populares

Libro de Ana Karen Blanco

Tiempo BDSM

Libro SIn mirar atras

Google+ Badge

Seguidores

Google+ Followers