lunes, 28 de marzo de 2016

El 23 de mayo de 2010, Facebook me cerró una cuenta. Entre esa fecha y el 2012, me debe haber cerrado unas cuatro o cinco más. Desde el 2012 hasta hoy, es la segunda vez que me suspenden el perfil por veinticuatro horas, argumentando el mismo motivo: fotos denunciadas. Por supuesto que no fui ni soy la única, pero me enoja, porque en televisión abierta se ven cosas peores y al que no le gusta cambia el canal y punto. ¿Por qué no hacen lo mismo acá? Simple: porque al denunciante no le molesta mi foto, sino que le molesto yo. Y no me denuncia más seguido porque me cuido bastante, aunque es evidente que no lo suficiente.

Y Facebook tiene el poder de suspender o clausurar mi cuenta cuando se le venga en gana. Con o sin motivo. Y si pataleo me darán o no la razón porque las redes sociales no son democráticas. Pero acá el problema no son las redes sociales sino los denunciantes. Me pueden decir que no siempre son denuncias porque las redes tienen forma de detectar fotos o palabras “inconvenientes” en los perfiles y no lo voy a negar. Ahora ¿qué probabilidades hay de que censuren fotos en los grupos? Creo que muy pocas, y si el mismo Facebook que confiesa que la foto fue denunciada, está más que claro.

Hay personas de buena voluntad –y me incluyo- que tienen práctica y
conocimiento del BDSM. Gente que dedica parte de su tiempo a escribir y distribuir sus opiniones sobre el tema; otros, o a veces los  mismos, administran blogs, webs, foros y/o grupos de Facebook. La gran mayoría no saca ninguna ventaja monetaria o de otro tipo, excepto la satisfacción de poder compartir sentimientos, pensamientos y/o experiencia por si a alguien le sirve. Es nuestra opción, nadie nos obliga y al menos a mí me da satisfacción hacerlo, aunque cuando suceden cosas así por un momento me siento impotente por no poder hacer nada. Pero es mi problema.

Quiero dejar claro que la sanción que me impuso Facebook de bloquearme el perfil por veinticuatro horas es justa, porque fui advertida de no poner fotos con determinadas características y yo lo hice igual. Mi protesta es contra esos “amigos”, contra los miembros de los grupos que se meten, seguramente con perfiles falsos, para fastidiarnos. Llegan vestidos de corderitos y esperan agazapados tras cientos de perfiles para dar el zarpazo. No podemos defendernos. Estamos a su merced porque ellos tienen el don de la paciencia y en el menor descuido, nos denuncian.

Sé que esta protesta no sirve de nada. ¿Por qué? Porque esas personas conocen y evitan palabras como  ÉTICA, CÓDIGO, HONESTIDAD, RESPETO. Son pobres seres humanos que no se animan a dar la cara y que, además de tener decenas de perfiles falsos, ni siquiera son capaces de mantener un Nick a través de los años. Yo sé que muchas personas se ven en la necesidad de cambiar sus perfiles, sus nicks, pero siempre encuentran la manera de decirnos “Mira que soy fulano, pero no me permitieron seguir usando ese Nick y me lo tuve que cambiar”. Y nos vuelven a pedir amistad y se la damos.

Si nos preguntamos, de todas esos cientos de amigos que tenemos en Facebook, ¿a cuántos conocemos? A algunos los hemos visto personalmente, a otros solo de forma virtual pero sentimos que los meses o los años de chateo e intercambio nos permite llamarlos amigos.
Quisiera compartir un pequeño párrafo del libro “El camino de la autodependencia”, de Jorge Bucay, porque me sirve para explicar un poco mejor mi pensamiento:

Yo trabajo todo el día en el consultorio. Hay gente que hablando de otro, me dice:
-¡No puede ser tan hijo de puta!
Y yo digo:
-¿Por qué no puede? Puede ser así de hijo de puta, más hijo de puta, recontra… ¿Por qué no va a poder serlo? Puede ser todo lo hijo de puta que quiera, esa es su decisión. Y será TU compromiso y TU RESPONSABILIDAD defenderte de ese tipo que es una mala persona. Esto es tuyo, no de él.
-¡No, él no puede!
-Sí, puede.(Es más, lo está haciendo)
-¡Él no debe…!
-¿Por qué no debe? ¿A quién le debe? No debe nada. Es TU responsabilidad, y no podés seguir echándole la culpa al otro.

O sea, el otro va a hacer lo que se le dé la gana, y es MI RESPONSABILIDAD cuidarme. Eso no significa que no me moleste lo que el otro hace, sino que por mucho que proteste lo va a seguir haciendo.

Así que esta sanción la merecí por no protegerme, por haberle dado la facilidad al denunciante, por haberme descuidado, por mi falta de responsabilidad. Y no, no me estoy castigando, solo quiero admitir ante ustedes y también ante mi misma, mi error.

Al denunciante, mi gratitud por hacerme recordar mis responsabilidades. Y a usted, querido lector, gracias por seguir mi blog.
Mis respetos.

anitaK

Blog Archive

Con la tecnología de Blogger.

Protégeles denunciando...

Protégeles denunciando...
DI NO A LA PORNOGRAFIA INFANTIL!!

NO LO PERMITAS... DENÚNCIALO!

NO LO PERMITAS... DENÚNCIALO!
podría ser tu hija...

NO A LA VIOLENCIA DOMÉSTICA

NO A LA VIOLENCIA DOMÉSTICA
NO AL MALTRATO FÍSICO O VERBAL

¡NO AL ABORTO!

¡NO AL ABORTO!
SE RESPONSABLE: USA CONDÓN!

TUTORIAL DE PRACTICAS

SLNR

SLNR

QR-Code

QR-Code

Blogroll

Aprendiendo a tu lado...

Traductor

Posts Populares

Libro de Ana Karen Blanco

Tiempo BDSM

Libro SIn mirar atras

Google+ Badge

Seguidores

Google+ Followers