martes, 10 de febrero de 2009


Y cuando digo “sumiso” me refiero a todos los llamados en inglés “bottom”: sumiso/a, esclavo/a y todos los que entrarían dentro de esa categoría. aunque creo que hombres y mujeres reaccionan de forma diferente, ni mejor ni peor, sólo diferente. Pero voy a referirme a los bottom en general y los nombaré como "sumisos".

Hace unos días hablaba con mi Amo sobre este tema. Antes que nada quiero diferenciar una crisis de lo que sería una pataleta, un berrinche o un caprichito. La pataleta o cómo se le defina en cada país, es el enojo momentáneo, la “bronca” que dura un momento en que el sumiso tiene la reacción que tendía un niño caprichoso y malcriado. La crisis es algo totalmente diferente. Lo que me interesa es descubrir junto a ustedes el por qué un sumiso entraría en crisis, y me refiero pura y exclusivamente a las crisis emocionales.

Los motivos pueden ser muchos, pero en un principio los podríamos englobar en dos momentos: durante la relación o al terminar una relación. Si se da durante la relación seguramente sea porque entre las partes hubo alguien que no habló a tiempo, o no lo hizo de la forma adecuada, o la otra parte no se dio cuenta de lo que estaba pasando.

De todas las definiciones que encontré sobre “crisis emocional”, esta es la que más me gusta: “La crisis es un estado temporal de trastorno y desorganización emocional, caracterizado por la incapacidad del individuo para enfrentar una situación particular y obtener un resultado positivo o dar alguna solución al problema”. (Extraído de “Las crisis individuales” por Gustavo Román Rodríguez)

¿Por qué motivos un sumiso entraría en crisis? Seguramente por lo mismo que cualquier otro ser humano. Situaciones específicas puede haber miles, pero si lo reflexionamos, el motivo final y básico es siempre el mismo: hay una situación que la persona no puede manejar o dominar, y como dice Gustavo Román, el individuo está incapacitado para enfrentarlo, y yo agregaría que para aceptarlo.

Cualquier persona, sumiso o no, que se enfrenta a una situación que no puede cambiar y no lo acepta, seguramente entre en crisis siempre. No digo que acepte la situación que no le gusta, sino que acepte que es algo que no depende de él y que no puede hacer nada para cambiarlo. Pero no vamos a hablar de la generalidad, sino que quiero concentrarme específicamente en los sumisos.

Pongamos unos ejemplos de situaciones por las que un sumiso podría entrar en crisis:

1.- sumiso que ama a su Dom, pero el Dom no lo contenta.

2.- sumiso que no ama a su Dom, pero Él sí lo ama y lo sofoca

3.- sumiso y Dom que se aman, pero uno o ambos son casados

4.- sumiso que se decepciona porque el Dom no le da nada nuevo

5.- Dom que quiere traer un segundo sumiso a la cuadra y el primero no lo acepta. El Dom lo trae igual y el primer sumiso entra en crisis.

6.- sumiso que se siente viejo, feo, solo, no querido o aceptado… aunque no sea así.

Como vemos, en todas las situaciones hay detrás un hecho que está fuera del control del sumiso. Aún en el último caso donde este se siente viejo, porque no puede detener la acción del tiempo entre otras cosas, porque allí también entraría en juego la auto-compasión (pobrecito de mí), la autovaloración, el sentimiento de soledad...

Bien, ya tenemos un sumiso en crisis por no poder aceptar que hay una situación que no puede cambiar. Si me permiten, voy a tomar como ejemplo el caso Nº 5: El Dom que quiere agregar otro sumiso a la cuadra y el primero no quiere y entra en crisis.

Cuando pasa una situación que está fuera del control de la persona, lo primero que se tiende a hacer es hablar con uno mismo. ¿Y qué es lo primero que hace? Negarlo y buscar culpables de lo que le está pasando, con pensamientos como: “No, no. Él no debe traer a nadie más. Yo soy el único aquí.” Claro, no es un pensamiento muy sumiso, pero es probable que se le cruce por la mente en algún momento. “Vaya a saber lo que hizo el otro para conquistarlo” o “Mi Dom no se satisface nunca. Yo debería ser suficiente para Él”. Y si otro lo quiere ayudar dándole aliento o sugerencias, posiblemente el sumiso en crisis lo rechace: “Lo que pasa es que tú no me entiendes.” “Si supieras lo que sufro no me dirías eso.” “Esto no es como tú te imaginas.” “Eso que me dices no es una solución para mí.”

Una vez pasada esa etapa o junto con ella , también aparece la rebeldía: “No es justo. Esto no debería estar pasándome. Yo, que soy tan buen sumiso y me paga de esta manera…”. También podría ser algo como “¿Por qué esto me tiene que pasar a mí? Tan bien que estamos los dos solos…”. El sumiso se rebela contra lo que le pasa.

Luego viene la negociación interna, con uno mismo. “Está bien, que lo traiga, pero ese va a saber quién soy yo”. “Lo aceptaré pero conocerá mis reglas”, y otros pensamientos similares. Sí, sé perfectamente que estos pensamientos no son nada sumisos y mucho menos de un esclavo, pero… Si el sumiso aceptara todo y tuviera pensamientos de acuerdo a su rol, no entraría en crisis. Precisamente está en crisis por tener ese tipo de pensamientos.

Si el sumiso se queda en esas tres etapas mentales, seguramente entre o continúe en crisis, porque se niega a ver la realidad o no puede aceptarla. Ahora, una vez que se entra en crisis, esta puede durar más o menos tiempo, pero… ¿Cómo se logra salir de una crisis?

Para salir de una crisis, sin lugar a dudas hay que, como dice un amigo “meter el balcón para adentro”, es decir: reflexionar, aceptar que hay situaciones que no dependen de uno y que uno no la puede cambiar. ¿Qué es lo único que este sumiso puede cambiar? A sí mismo. Para salir de la crisis (esto es mi opinión personal) no hay mejor manera que hacer una autocrítica: “¿qué cuota parte de responsabilidad tengo en esto que me está pasando? ¿Qué acción debo tomar para salir de esta situación?”. En este caso particular que nos ocupa, creo que el sumiso es responsable porque al aceptar el collar y la sumisión, aceptó también que su Dom pudiera traer otro sumiso a la cuadra en cualquier momento. Eso está implícito en toda relación D/s, a menos que se haya acordado otra cosa entre las partes.

Hay algo maravilloso que es “el darse cuenta”. Cuando el sumiso se dé cuenta Y ACEPTE que no puede impedir que su Dom haga lo que desea porque es Su Voluntad, podrá comenzar a vislumbrar caminos para salir de la crisis. Primero que nada deberá retomar las riendas de sus emociones, mirar la situación desde afuera, pensar en cómo enfrentar la situación y los cambios que debe hacer, empezando por sí mismo. A veces el sumiso logrará hacerlo solo, y otras veces necesitará, quizás, ayuda técnica para salir de la situación.

Pero… las crisis no son malas. En chino, el término crisis tiene dos caracteres que significan “peligro” y “oportunidad”. De el sumiso depende tomarla como un riesgo o como una oportunidad para crecer como ser humano.

lunes, 2 de febrero de 2009

Hoy se cumple el primer aniversario de nuestra relación. Mi balance es diferente al hecho por mi sumisa en diciembre.

Cuando comenzamos yo tenía expectativas y objetivos, y ella tenía sus propias expectativas y objetivos. Los míos eran simples y complejos al mismo tiempo: entrenar a una sumisa novel, pero que no era una sumisa común, era una spankee rebelde, contestataria, dueña de sí, "soberbia", y con ideas tan arraigadas en cuanto a lo que ella creía que era el Bdsm, que era todo un reto.

Por supuesto no todo fueron rosas, ni todos laureles. Hubo sinsabores, distanciamientos, alegrías, momentos sublimes y de los otros.

Lo que rescato como conclusión es que desmitificando un poco las cosas y las fantasías de ensoñación, es que logré y logramos el objetivo, pero además de los roles Dominante-sumisa, logramos la comunión como personas, con nuestros defectos y virtudes.

Resumiendo, anitaK[SW] es sumisa, se puede decir que el camino que eligió está consolidado ... ahora solo le falta seguir aprendiendo y experimentando eternamente y disfrutandolo todo lo que pueda, espero que de mi mano.

Sir Williams

Blog Archive

Con la tecnología de Blogger.

Protégeles denunciando...

Protégeles denunciando...
DI NO A LA PORNOGRAFIA INFANTIL!!

NO LO PERMITAS... DENÚNCIALO!

NO LO PERMITAS... DENÚNCIALO!
podría ser tu hija...

NO A LA VIOLENCIA DOMÉSTICA

NO A LA VIOLENCIA DOMÉSTICA
NO AL MALTRATO FÍSICO O VERBAL

¡NO AL ABORTO!

¡NO AL ABORTO!
SE RESPONSABLE: USA CONDÓN!

TUTORIAL DE PRACTICAS

SLNR

SLNR

QR-Code

QR-Code

Blogroll

Aprendiendo a tu lado...

Traductor

Posts Populares

Libro de Ana Karen Blanco

Tiempo BDSM

Libro SIn mirar atras

Google+ Badge

Seguidores

Google+ Followers