miércoles, 20 de abril de 2011

Todo un tema ¿verdad? Hablamos mucho de Dominación y de Poder, posiblemente sean dos de las palabras más usadas en nuestro medio. Muchas veces habremos oído hablar o habremos debatido al Poder ejercido desde los Tops y también el poder ejercido por los bottom, o llamado también poder desde abajo.

Si hablamos de los Tops, creo que la primera regla para ejercer el Poder es saber dominarlo, venciéndose en primer lugar a sí mismo y a sus emociones. Pero para entender la Dominación primero hay que entender el BDSM. Y digo “entender” y no “sentir”, porque no es lo mismo. El sentir implica emociones que no siempre tienen que ver con el raciocinio.

Partamos del concepto de que para entender el BDSM muchos comienzan con una base equivocada, ya sea por una mala traducción al español de la sigla original, o también muchas veces porque es más cómodo y fácil asignarle al BDSM un rol puramente sexual.

¿Se han preguntado alguna vez por qué los creadores de la sigla, norteamericanos ellos, mezclarían la palabra “ataduras” (supuestamente Bondage), con adjetivos como Dominación-sumisión-sadismo-masoquismo? La respuesta es simple: Nunca fue su intención que la palabra Bondage se tradujera como “ataduras” sino como “esclavitud”. Y es allí que radica la esencia del BDSM.

¿Y cuál es la palabra que interrelaciona todas las letras de la sigla BDSM? Sin dudas que NO es sexualidad, sino PODER. La Dominación es sólo posible si hay cesión de Poder, al igual que la disciplina, el sadismo y el
 masoquismo.

¿Y todo esto para qué? ¿Cuál es el objetivo final del BDSM? Los placeres. Los placeres de todo tipo, entre ellos el sexual, pero no es el único placer que se obtiene. Así es que nos encontramos de nuevo en el principio: Poder+Dominación= Placer. Nunca a la inversa.

El masoquista le cede el Poder al Sádico para sentir placer a través del dolor de cualquier tipo: físico o psicológico.

El sumiso, en cambio, siente placer al entregarse a su Amo y al cederle el Poder.

El Dominante ejerce el Poder que le cedieron para sentir placer: por el poder mismo, por el sadismo, por la dominación… Pero para que eso ocurra debe primero saber vencerse a sí mismo, que es la base de todo control.  
Una vez que el Top logra dominar el poder que le han cedido temporalmente, tendrá el Poder que necesita para dominar a un bottom según las bases del BDSM: Sane (Sensato), Safe (Seguro), Consensual (Consensuado). ¿Cómo logra dominar el poder? Dominando su ego, teniendo la humildad y la grandeza como para respetar al bottom que le ha entregado lo más valioso: su seguridad, su integridad física y sicológica. De lo contrario, el Amo sólo logrará que su ego, envuelto y camuflado por el poder, lo termine dominando a él.

Y ¿qué hay del poder del bottom, del poder que “se ejerce desde abajo”? Seguramente ustedes conocerán muchos casos de sumisos y sumisas que intentan (e infinidad de veces lo logran) “dominar” a sus Amos, consiguiendo mediante artimañas más o menos sofisticadas y rebuscadas, que hagan lo que ellos desean. El caso más típico es el del sumiso hombre que busca Ama para que le haga tal y cual cosa de esta o aquella forma. También está la sumisa que provoca a su Amo para ser “castigada” como ella quiere. Saco de esta bolsa a los esclavos, pero… estoy segura que también ellos tienen su forma de “dominio”.

Para terminar diría que para ejercer el Poder dentro del BDSM, primero deberíamos tener claro nuestro rol y tener claro qué es el BDSM. Desde ese punto podría agregar que el Poder es un vino que embriaga fácilmente y que sería fácil para el Dominante olvidar que ese Poder le fue cedido. Si decide beberlo debería tener las mismas precauciones que se toman con el alcohol y disfrutarlo responsablemente.

 




Compartir

sábado, 2 de abril de 2011

Este fin de semana fue bastante fructífero. Por primera vez me detuve a leer un blog que me fascinó desde la primera palabra. El blog de El Faro. Es uno de esos blogs, que junto con el de Amo Gabrel, o el de DidaK, uno lo encuadraría y lo colgaría cerca para tenerlos siempre a mano para poder consultarlos en cualquier momento.

Estaba tan emocionada con mi descubrimiento que se lo comenté a una querida amiga sumisa con la que chateo a diario. Muchas veces hablamos tonterías, pero también asumimos temas serios sobre BDSM, sumisión y también, por qué no, temas “vainillas”. En medio de la conversación le sugerí que leyera este blog y así lo hizo, deteniéndose en una expresión que ella no compartía. Y allí comenzó la “discusión” dando paso a un argumento que me pareció más que interesante:

¿Qué responsabilidad tiene cada bloguero sobre lo que escribe, dice u opina?

Según mi amiga, los blogueros deberíamos aclarar que lo que escribimos no es “palabra santa” sino la opinión personal del autor del post, porque muchos de quienes nos leen pueden pensar que esa opinión es la única válida y verdadera. Y no es así. Entonces agregó: “Hay tres palabras maravillosas que nunca deberían faltar: “es mi opinión”, y así nadie se confunde. ¿Qué sucede cuando la persona que lee obtiene una información errónea? ¿Y si la información fuese correcta y exacta?

Cuando leo otros blogs, ya sean de personalidades dentro del BDSM (El Faro, DidaK, Gabrel, Normar_tf, etc.), presto atención a sus reflexiones, opiniones, fijándome qué puedo aprender, que puedo sacar de provecho para mi vida de sumisa que quiere crecer dentro del BDSM. Puedo decir que salvo pequeños detalles, hago mías sus reflexiones y opiniones. Ustedes se preguntarán: ¿estás de acuerdo porque son gente conocida? La respuesta es ¡NO! Estoy de acuerdo porque reflejan mi forma de ver y sentir el BDSM. Estoy de acuerdo porque para llegar a esa conclusión tuve que leer, pensar, rumiar los conceptos para finalmente arribar a una conclusión que no siempre concuerda con la del autor.

A veces hay textos en los blogs que no me dan material para tanta cavilación. También hay textos que no me dicen nada del tema que tratar, pero me hacen reflexionar sobre quién lo escribió o sobre cómo lo escribió. El “cómo” está escrito me da una idea de la persona que lo escribió.

Hay cientos, quizás hasta miles de blogs de BDSM, pero ¿cuántos son responsables de lo que escriben? Entonces yo, como lectora ¿qué debo hacer? Lo que hago es tomar lo que me sirve y desechar lo que no me sirve. Y si aquel blog no me parece bueno, coherente y que vale la pena leer… simplemente sigo de largo. ¡Cuidado! No estoy diciendo que el bloguero y yo tengamos que tener el mismo pensamiento, sino que en sus post me de argumentos valederos para sostener lo que está diciendo, esté yo de acuerdo o no.

En mi opinión, todo el que tiene un blog puede escribir lo que se le dé la gana, y puede hacerlo con o sin respeto por el otro. Es más: efectivamente, es lo que hace. Pero también tiene la obligación moral de dar la cara por lo que escribe (aunque no la dé). Ahora bien… Dice el famoso psicólogo argentino, Jorge Bucay, en su libro “El camino a la autodependencia”, que “el otro tiene derecho a ser todo lo hijo de puta que quiera ser, y de hecho, lo es.” ¿Cuál es mi responsabilidad? Cuidarme de él. Si el otro me hace daño (no estoy hablando de daño físico) es porque yo se lo permití, porque no me cuidé, porque no me protegí. Y más hablando de algo que está escrito, que con apretar un botón lo doy por terminado –valga esto para los blogs y para los chats-.

También hay otro tipo de lector, el que “endiosa” al que escribe y lo pone en un pedestal alto, muy alto… hasta que se da cuenta que es un ser humano con defectos y virtudes. A veces con más defectos que virtudes. Y es ese el momento en que le pega una patada al pedestal y el ídolo de barro se hace añicos. Es muy probable que el “endiosado” nunca se entere, pero el que lo colocó ahí arriba quedará muy mal. ¿Y quién es el responsable? Yo creo que el lector, que por su cuenta puso a alguien en un lugar que no correspondía.

Otro caso. Supongamos que un bloguero escribe conceptos erróneos sobre el BDSM. ¿Quién dice que son erróneos? Quizás sean erróneos según MI concepto del tema, pero seguramente para él esté bien. Pongamos como ejemplo que una Dómina dice que la única forma de dominar a un sumiso es sodomizándolo. Eso lo lee un hombre con tendencia sumisa, que no soporta la idea que lo sodomicen porque es un límite para él. ¿Qué pasaría? Posiblemente que se aleje del BDSM convencido que esto no es lo que buscaba, o… si es un lector inteligente, seguirá escudriñando páginas, foros, webs, procurando información para asegurarse de que lo leído es sólo una opinión o si todas las Dóminas piensan igual. Entonces: el bloguero es responsable por dar información errónea y el lector es responsable de lo que hace con esa información.

En casi todos los blogs, por no decir en todos, hay enlaces a otros blogs. Como lectora puedo entrar a verlos, mirar qué es lo que escriben, cómo lo escriben, sus gustos, tendencias, opiniones… para luego definir si lo visitaré con frecuencia o si será la primera y última vez que esté allí. Eso siempre dependerá de mí, como también depende mi decisión de dejar o no un comentario. Por lo general, los lectores somos bastante egoístas: nos llevamos una lectura, aprendemos, pensamos, nos emocionamos gracias al autor, pero… no somos capaces de dejar dos letras como agradecimiento al tiempo que se tomó el bloguero para hacernos llegar su post.

Amigos: un buen blog no es aquel que tiene muchos visitantes o cientos de seguidores. Un buen blog es aquel del que se puede extraer información fidedigna, seria, coherente, confiable, independientemente si estamos o no de acuerdo con el contenido. Un buen blog es aquel que hace pensar, reflexionar, meterse dentro de uno, en su mismidad y que de la oportunidad de crecer como persona primero y como Dominante o sumiso después. No importa si está escrito por un “grande” o por un desconocido. Lo que importa es que asuma MI responsabilidad, ya sea como escritor o como lector.

Siempre es un placer compartir mis reflexiones con ustedes. Gracias por elegir este blog. Mi cariño y respeto de siempre por todos ustedes…


anitaK[SW]

Compartir

Blog Archive

Con la tecnología de Blogger.

Protégeles denunciando...

Protégeles denunciando...
DI NO A LA PORNOGRAFIA INFANTIL!!

NO LO PERMITAS... DENÚNCIALO!

NO LO PERMITAS... DENÚNCIALO!
podría ser tu hija...

NO A LA VIOLENCIA DOMÉSTICA

NO A LA VIOLENCIA DOMÉSTICA
NO AL MALTRATO FÍSICO O VERBAL

¡NO AL ABORTO!

¡NO AL ABORTO!
SE RESPONSABLE: USA CONDÓN!

TUTORIAL DE PRACTICAS

SLNR

SLNR

QR-Code

QR-Code

Blogroll

Aprendiendo a tu lado...

Traductor

Posts Populares

Libro de Ana Karen Blanco

Tiempo BDSM

Libro SIn mirar atras

Google+ Badge

Seguidores

Google+ Followers