martes, 20 de agosto de 2013

Julio y agosto son meses de muchas celebraciones en diferentes comunidades a lo largo y ancho del mundo. En casi todas las fiestas hay exhibiciones, y en algunos casos el Dominante cede momentáneamente a su sumiso para que otros Dominantes puedan usarlo en alguna práctica.

Mi planteo para este post, es: cuando el Dominante “invitado” pide, se ofrece, o simplemente acepta el compromiso de tener una práctica de exhibición con un sumiso que no es el suyo ¿es consciente de la responsabilidad que conlleva esa acción? ¿Tiene idea de lo que significa hacerse cargo de un sumiso que no le pertenece? Yo creo que no. Quizás entre diez, lo sepa uno o menos de uno. ¿Y qué pasa con el resto?

El resto se tira al agua sin saber, y lo que es peor: sin que les importe su propia ignorancia. “Total… es solo un sumiso y no es mío”, piense probablemente el pseudo dominante (así, con minúscula).

Las reglas no escritas del BDSM son conocidas por casi todos, porque son de respeto y convivencia, más que de un protocolo exclusivo para el BDSM. Por ejemplo, algunas de estas reglas serían:

-El Dominante siempre recibirá trato en tercera persona por parte de los sumisos.

-Si un Dominante quiere tocar o dirigirse a un sumiso con collar, deberá obtener permiso explícito  de su Dueño. Si el sumiso no lleva collar ni está bajo la protección de un Dominante, será el mismo sumiso quien decida si quiere tener alguna práctica con el Dominante que lo solicita.


-Un Dominante no debe azotar sin la suficiente experiencia, sea a un sumiso desconocido o sea su propio sumiso.

-Si el Dominante va a azotar a un sumiso que no es el suyo y del que desconoce su resistencia, debe hacerlo con máximo cuidado por respeto a su colega, cuidando, protegiendo y respetando a la persona que le fue cedida.

-Si el Dominante es inexperto y quiere realizar alguna práctica específica, deberá hablar primero con su colega, admitir que no tiene experiencia pero sí deseos de aprender –eso es la grandeza de la humildad, no deshonor-, o busque al Master o encargado de la reunión para que lo asista. Sus colegas más experimentados le darán ayuda de inmediato.

-El sumiso confiará en su Dueño, quien debería estar presente durante la exhibición. Pero ¡cuidado!, porque el Dueño no puede sentir lo que siente el sumiso, y no siempre tiene la posibilidad de ver absolutamente todo, aunque quiera. Y el Dominante invitado ya sea por ignorancia, error o hacer una prueba, podría hacer daño. También existe la posibilidad de que haga daño de forma premeditada. Y en ese caso, es responsabilidad del sumiso suspender la exhibición con una palabra de advertencia, o detenerla por completo con la palabra de seguridad.

Estoy escribiendo este post porque no quiero que le pase a otra persona lo que me pasó a mí.
En una fiesta fui cedida para una exhibición de spanking. El “amo” al que me voy a referir se ofreció a azotarme y comenzó a pegarme con el dorso de la mano; mi Señor lo detuvo advirtiéndole que esa no era la forma correcta de nalguear y que lo hiciera con la palma de la mano.

Fue a partir de ese momento en que dejé de entender con qué me estaba pegando, porque el dolor era diferente y mucho más fuerte de lo que yo conocía. Tengo años de spankee y de sumisa; sé la diferencia entre una paleta, un rebenque, un látigo, la mano, vara, fusta u otros instrumentos. Pero… no era ningún elemento conocido. El golpe era seco, duro, sumamente desagradable y podría decir que hasta perturbador.


Estuve a punto de detenerlo, pero el saber que mi Amo estaba allí vigilante y que no permitiría que me sucediera nada malo, me hizo contenerme y soportar. Y ese fue mi error y mi responsabilidad.

Al llegar a la casa cuando regresamos de la fiesta, tenía las nalgas doloridas. Le pedí a Sir Williams que se fijara y descubrió con asombro varios golpes ya morados y con la sangre encapsulada en bultos. Masajes y cremas mediante, fueron cediendo.

A los pocos días me encontré en el chat con alguien de mi total confianza que había estado en la reunión; aproveché para comentarle lo que me había sucedido, y gracias a esta persona pude enterarme de la verdad ya que estaba ubicada en el ángulo opuesto al de mi Señor. Gracias a eso pude entender lo que había pasado.

Mi Amo y yo habíamos sido engañados por este “pseudo dominante”, porque un verdadero Dominante es, antes que nada, un caballero, un hombre respetuoso y no alguien que actúa de mala fe y con clara intención de engañar y dañar.

Este… “master” levantaba el brazo como para palmearme, pero cuando lo bajaba y estaba cerca de mis nalgas, cerraba la mano y me golpeaba con el puño y los nudillos. Por eso yo sentía el golpe seco, fuerte, como si me estuvieran golpeando con una bola de acero. Y uso a propósito el verbo GOLPEAR, porque no me azotaba, ni nalgueaba, ni palmeaba, sino que ME GOLPEABA con los puños.

Este “señor” fue con una joven a la que presentó como su sumisa. Es probable que a ella la golpee de esta misma forma, y también es posible que la chica acepte los golpes porque como es nueva, nadie le haya dicho que esos golpes no están dentro de lo SENSATO, y que el CONSENSO (en mi caso al menos) no es tal, porque de haber sido informada de que iba a ser golpeada con los puños, no lo hubiera permitido jamás. Ni mi Amo ni yo.

Entonces pregunto… ¿Con qué derecho estos “tipos”, “pseudo amos”, ABUSADORES en definitiva, cometen estos atropellos?

Los sumisos no somos “puching ball” de nadie, se llame como se llame y tenga autoimpuesto el rol de amo, sir, lord, señor, master, dueño o lo que sea. Los sumisos, esclavos, spankees, somos seres humanos de carne y hueso que estamos entregando nuestro tesoro más valioso: la integridad física y mental, a una persona que se atreve a engañarnos, que no respeta el SSC, ni el RACK, ni el BDSM como forma de vida y comunidad; abusadores a los que no les importa si el sumiso sale lastimado o no, porque solo es una “cosa” en la que descargar su frustración.


Mi mensaje en este post, que admito estar escribiendo con bastante rabia e impotencia, es que siempre debemos confiar en nuestro Dominante, porque es Él/Ella quien nos cuida y protege. Pero, queridos sumisos, recuerden que nadie, ni siquiera su Dominante, podrá protegerlos con la misma eficacia que cada uno se puede cuidar a sí mismo, porque solo uno mismo sabe qué siente y cómo se siente en cada momento, solo uno mismo sabe dónde y cómo le duele el azote o el golpe. Yo soy la primera responsable de mi persona y no debo dejarle toda la responsabilidad al Dominante, porque es una carga demasiado grande. Si veo o siento que hay algo que está mal, debo ayudarlo a protegerme para que nadie me lastime.

Como primera regla, NUNCA MIENTAN para ser creíbles. Y como segunda, NO TEMAN SUSPENDER UNA SESIÓN, ni decir cómo se sienten, ni exigir el cumplimiento de los límites. Si el dominante no respeta tus límites duros… CORRE, HUYE, ALÉJATE lo más que puedas de él/ella, porque no es un dominante, es un abusador.

Si deseas ser LA JOYA MÁS VALIOSA para tu Dominante, cuídate para ti mismo y para tu Dom.

jueves, 1 de agosto de 2013

Hace unos días recibí el mail de un Dominante. Me decía que llevaba pocos meses de practicar BDSM, y me escribió para pedir mi opinión como sumisa en una situación específica.

Su sumisa le pidió (más bien le exigió), que le entregase amor después de castigarla. Este Dominante me explicaba que él le brindaba afecto si la falta era leve, pero cuando la falta era grave la castigaba, la maltrataba, la humillaba y luego la dejaba abandonada. Está convencido que si le da cariño después del castigo, ella repetirá la falta. Su pregunta era, en definitiva, si yo creía que estaba bien negarle el afecto cuando era castigada por una falta grave como, por ejemplo, la desobediencia.

Este mail y mi respuesta me hicieron pensar lo que quiero compartir con ustedes a continuación…

En mi opinión, la diferencia entre la violencia doméstica y el BDSM debería reducirse a una sola palabra: CONSENSO. Pero, en realidad, no siempre es tan simple ni tan lineal.


Las personas que recién comienzan en el BDSM, no siempre tienen las ideas claras, ni saben con certeza en qué se están metiendo. No imaginan la responsabilidad que implica este estilo de vida, tanto para el Dominante como para el sumiso. Es lo mismo si tomamos esto como estilo de vida, como juego o como medio para conseguir placer sexual. Lo que realmente importa es la forma cómo lo enfrentamos.

Un Dominante puede elevar al sumiso al éxtasis, conocido como SUBSPACE, o puede sumirlo en la más profunda depresión. Difícil que lo logre en la primera sesión, o en dos o tres sesiones, pero puede lograrlo con el tiempo, conociendo al sumiso más y más. Ese conocimiento puede hacer que le repita a su sumiso, al final de la sesión o en cualquier momento, lo bueno que es y cuán orgulloso está de poseerlo… o puede humillarlo al extremo de dejar su autoestima a la altura de un felpudo. ¿Cómo lograría esto último? Abandonándolo sin apoyo luego de cada sesión de castigo, de cada humillación, repitiéndole una y otra vez que no sirve para nada, y… haciéndole creer que es así realmente. Señores Dominantes: no todos los sumisos tienen el mismo nivel de autoestima, y muchos creen que “esto es así, y si soy sumiso debo soportarlo. Él es mi Amo y si lo dice, debe tener razón". Están en un error... Para eso están los límites y es responsabilidad de cada uno el hacerlos respetar. También cada uno es responsable de la pareja que elige; se puede equivocar, entonces deberá reconocer ante sí mismo su error y terminar la relación antes de que pueda salir lastimada alguna de las partes...


El Dominante ejerce el mando, la dominación, el “PODER”. Pero… debe tener presente que ese PODER es prestado, es CEDIDO transitoriamente por parte del sumiso, quien será conducido por un camino de protección, enseñanza, cuidados, entrenamiento, nuevas experiencias e infinito placer.

Cuando la parte sumisa cede el Poder, entrega también su bien más preciado: la integridad física y síquica. Le ofrenda al Dominante su entrega, obediencia, fidelidad, lealtad, afecto, y más. A cambio, espera ser compensado con lo que le prometió su Dueño.


Me animo a decir que cuando un Dominante y un sumiso deciden convertirse en pareja (casual o permanente), deberían como primer medida, tener en claro los LÍMITES DE AMBOS, porque aunque algunos no lo sepan, los Dominantes también tienen límites. La base, el comienzo de una buena relación BDSM, es la definición de los límites y contestar sinceramente el Play List.

En cualquier campo de la vida es importante informarse lo más posible acerca del tema que se va a encarar. De los dos lados van a existir derechos, obligaciones, responsabilidades, pasión, cuidado, entrega, etc. Porque el BDSM jamás se ejerce en solitario. El BDSM es un acuerdo de ida y vuelta. Y posiblemente este sea el punto donde la mayoría se equivoca.


Estoy convencida, queridos amigos, que nadie acepta las responsabilidades de su rol en forma incondicional. Los dos obtienen beneficios, cada uno sabrá cuál es el que más le interesa. Puede ser el placer sexual, el manejo del poder, el sentimiento de protección, el sentirse sometido o humillado, o tantos más. No importa cuál sea su interés o por qué haya decidido ejercer su rol, lo importante es tener claro que EL PLACER DEBE SER SIMILAR PARA AMBAS PARTES. DE IDA Y VUELTA...



Blog Archive

Con la tecnología de Blogger.

Protégeles denunciando...

Protégeles denunciando...
DI NO A LA PORNOGRAFIA INFANTIL!!

NO LO PERMITAS... DENÚNCIALO!

NO LO PERMITAS... DENÚNCIALO!
podría ser tu hija...

NO A LA VIOLENCIA DOMÉSTICA

NO A LA VIOLENCIA DOMÉSTICA
NO AL MALTRATO FÍSICO O VERBAL

¡NO AL ABORTO!

¡NO AL ABORTO!
SE RESPONSABLE: USA CONDÓN!

TUTORIAL DE PRACTICAS

SLNR

SLNR

QR-Code

QR-Code

Blogroll

Aprendiendo a tu lado...

Traductor

Posts Populares

Libro de Ana Karen Blanco

Tiempo BDSM

Libro SIn mirar atras

Google+ Badge

Seguidores

Google+ Followers