domingo, 22 de agosto de 2010

Todos sabemos que aunque se han escritos en varios idiomas “Manuales del BDSM”, no hay nada “oficial”, pero sí hay muchas reglas y protocolos no escritos pero sí aceptados por la gran mayoría de los practicantes. Por ejemplo: los Amos se identifican con el negro, las sumisas con el blanco y los switch con el rojo; las Amas se visten de forma más producida y las sumisas más sencillas; el sumiso caminará siempre detrás de su Amo; etc.

He notado cómo últimamente hay un sector de practicantes que toman o desechan las reglas y el protocolo “a piacere”, dependiendo de si les sirve o no en el momento. No importaría tanto en cuestiones como la vestimenta o el trato protocolar, porque en definitiva con eso no se daña (creo) a nadie física o mentalmente. Pero no sucede lo mismo si hablamos de algo tan importante y básico como es el consenso.

El consenso en el BDSM es el acuerdo mutuo de las voluntades entre las partes. La nueva tendencia de la que estamos hablando hoy, es una teoría basada en la “conveniencia”, según la cual cada cual lo vive a su manera, como quiere, sin tomar en cuenta el consenso. Otro de sus fundamentos es que si todo tiene que consensuarse, la relación y las sesiones pierden espontaneidad, frescura y se tornan aburridas y sin gracia.

Si se quita el consenso en una sesión, por ejemplo, donde hay azotes y humillación: ¿en que se diferenciaría entonces de una escena de violencia doméstica? En una escena no consensuada de sexo explícito, de penetración ¿en que se diferenciaría de una violación? ¿Cómo saber dónde están los límites de ambas partes?

Pero creo que esto va aún más lejos. Si bien estamos hablando de consenso, también hablamos de aceptar o no determinadas cosas dependiendo si convienen o no. ¿Es ser responsable exigirle al sumiso que haga algo de lo que no está seguro, sólo por complacer a su Amo, sin tener en cuenta el daño –físico o síquico- que le podría causar?

Hay parejas de BDSM que usan el metaconsenso, que también es una forma de consensuar: se consensúa que no hay consenso. La forma responsable de utilizar el metaconsenso es entre personas que se conocen mucho. Los límites no se exponen en cada sesión porque ya se han hablado y establecido con anterioridad y están más que claros, lo cual no quiere decir que no existan. Pero esto no tiene nada que ver con el no tener consenso o que lo haya cuando conviene.

“Yo vivo el BDSM a mi manera” es uno de los dichos más populares de este momento. Me parece genial porque todos lo hacemos, pero… respetando determinadas normas, porque de lo contrario deja de ser BDSM.

Si me permiten hacer una comparación, el BDSM es como una receta. Si le cambio los ingredientes básicos seguramente igual lo pueda comer, y quizás hasta me guste más que el plato original, pero… no puedo decir que es esa comida, sino algo que inventé. En el BDSM si quito o intento sustituir cualquier elemento del SSC o el RACK, deja de ser BDSM para convertirse en otra cosa. ¿En qué? Pues… cada inventor puede darle el nombre que desee y luego presentarlo a la comunidad para ver si es aceptado o no por la mayoría. Pero eso sería demasiado trabajo y demasiado tiempo. Es más fácil decidir por uno y ante uno que a partir de hoy y porque a mí se me da la gana, esto pasa a llamarse o a hacerse de esta manera.

Todos podemos tener ideas, todos podemos proponer cambios, pero nunca “imponer” lo que para uno es verdad o realidad. En el BDSM la conveniencia es para ambas partes por igual y está regulada y basada en el SSC y/o en el RACK. Y hasta que la comunidad decida que sea de otra forma, seguirá siendo de esta forma para quienes deseemos mantenernos dentro del BDSM con las reglas y protocolos básicos que fueron establecidos hace años por la comunidad. Y si a alguien no le gusta y le cuesta demasiado esfuerzo averiguar, consultar, cerciorarse basándose en estudios y experiencias vividas por personas con una gran jerarquía y reconocimiento dentro del ambiente, o que desean hacer las cosas “a su manera”, que lo hagan porque nadie se los va a impedir. Pero que no digan que pertenecen o que practican BDSM porque están dejando mal parada a toda la comunidad. Y que no pidan un respeto que ellos no están dispuestos a otorgar.

Saludos.
Compartir

Blog Archive

Con la tecnología de Blogger.

Protégeles denunciando...

Protégeles denunciando...
DI NO A LA PORNOGRAFIA INFANTIL!!

NO LO PERMITAS... DENÚNCIALO!

NO LO PERMITAS... DENÚNCIALO!
podría ser tu hija...

NO A LA VIOLENCIA DOMÉSTICA

NO A LA VIOLENCIA DOMÉSTICA
NO AL MALTRATO FÍSICO O VERBAL

¡NO AL ABORTO!

¡NO AL ABORTO!
SE RESPONSABLE: USA CONDÓN!

TUTORIAL DE PRACTICAS

SLNR

SLNR

QR-Code

QR-Code

Blogroll

Aprendiendo a tu lado...

Traductor

Posts Populares

Libro de Ana Karen Blanco

Tiempo BDSM

Libro SIn mirar atras

Google+ Badge

Seguidores

Google+ Followers