lunes, 5 de mayo de 2008

Hace unos días en un programa nostalgioso de la radio, pasaron esta canción que solía escuchar de niña interpretada por un cantante chileno: Rosamel Ayara. Se llama “propiedad privada” y quizás alguno de ustedes la recuerde:

Para que sepan todos a quien tú perteneces,
Con sangre de mis venas te marcaré la frente.
Para que te respeten aún con la mirada
Y sepan que tú eres mi Propiedad Privada
Para que aprendan todos a mirarte con ansias
Y que conserven todos respetable distancia
Porque mi pobre alma se derrite de celos
Y no quiero que nadie respire de tu aliento
Porque siendo quien eres no me importa más nada
Que verte solo mía, mi Propiedad Privada
Que verte sólo mía, mi Propiedad Privada

Al repasar esta letra no pude menos que pensar en mi Amo. Me puse a reflexionar entonces que en la vida cotidiana podemos ver con cierta frecuencia carteles en terrenos o casas que dicen “Propiedad privada – No pasar”. Un símbolo similar es para mí el collar de mi Amo. Cuando firmo anitaK[SW] es como colocarme un cartel imaginario que dice “Propiedad Privada”.

El collar es sólo un símbolo, pero cada vez que lo uso me siento perteneciente a Él, y cuando no lo uso… también. Entonces es responsabilidad del Amo que se dirige a mí hacerlo con el debido respeto, pero… he comprendido que también es mi responsabilidad el darme mi lugar si el otro, Amo o no, quiere tomar un sitio que no le corresponde, o hace insinuaciones que no son respetables.

Desde antes de entrar al mundo de la sumisión y también dentro de él, una de las cosas que Sir Williams más me destacó fueron los Códigos no escritos que existen en el BDSM. Hay Códigos de Honor y de Respeto entre sus miembros, se conozcan personalmente o no. Uno de estos Códigos, quizás el que más llamó mi atención, fue el del respeto de un Amo por las posesiones de otro Amo. Si una sumisa o esclava lleva el collar de un Amo, es obvio que es de su pertenencia, que es “propiedad privada” y ningún Amo que se precie de tal se atrevería siquiera a hacerle una insinuación. Pero lamentablemente no siempre es así.

Quizás se pregunten ustedes el por qué de este post. Y la respuesta es que sentí la necesidad de escribirlo porque hay “pseudo” Am@s que ignoran totalmente el collar que ostenta el/la sumis@, con una total falta de respeto y de ética por los Códigos no escritos pero sí sabidos del BDSM.

Sé que no estoy diciendo nada nuevo y pido disculpas por ello. Pero no me gustaría que piensen que las sumisas o esclavas que somos totalmente noveles en el BDSM no conocemos estos códigos o peor aún, que somos capaces de romperlos, porque personalmente lo tomo como una ofensa, ya que interpreto que la persona que hace la insinuación está pensando que yo soy capaz de no cumplir con mi palabra. Y eso me ofende.

Blog Archive

Con la tecnología de Blogger.

Protégeles denunciando...

Protégeles denunciando...
DI NO A LA PORNOGRAFIA INFANTIL!!

NO LO PERMITAS... DENÚNCIALO!

NO LO PERMITAS... DENÚNCIALO!
podría ser tu hija...

NO A LA VIOLENCIA DOMÉSTICA

NO A LA VIOLENCIA DOMÉSTICA
NO AL MALTRATO FÍSICO O VERBAL

¡NO AL ABORTO!

¡NO AL ABORTO!
SE RESPONSABLE: USA CONDÓN!

TUTORIAL DE PRACTICAS

SLNR

SLNR

QR-Code

QR-Code

Blogroll

Aprendiendo a tu lado...

Traductor

Posts Populares

Libro de Ana Karen Blanco

Tiempo BDSM

Libro SIn mirar atras

Google+ Badge

Seguidores

Google+ Followers