miércoles, 21 de diciembre de 2011

Desde este blog que escribimos con afecto...
A todos los amigos
A quienes lo siguen
A quienes lo leen
A quienes apoyan nuestra forma de pensar y
A quienes la rechazan con respeto
A toda la Comunidad BDSM, les deseamos

¡¡FELICES FIESTAS Y UN VENTUROSO 2012!!

Sir Williams y anitaK[SW]

domingo, 18 de diciembre de 2011


A una nariz

Érase un hombre a una nariz pegado,
érase una nariz superlativa,
érase una nariz sayón y escriba,
érase un peje espada muy barbado.
Era un reloj de sol mal encarado,
érase una alquitara pensativa,
érase un elefante boca arriba,
era Ovidio Nasón más narizado.
Érase un espolón de una galera,
érase una pirámide de Egipto,
las doce Tribus de narices era.
Érase un naricísimo infinito,
muchísimo nariz, nariz tan fiera
que en la cara de Anás fuera delito.

Francisco de Quevedo (1580 – 1645)

´
No sé por qué, pero cada vez que leo este soneto pienso en el personaje de Edmond Rostand: Cyrano de Bergerac. Y cada vez que pienso en Cyrano, viene a mi memoria el actor que, para mí, mejor lo ha personificado: Gerard Depardieu.




No, no crean que voy a hablar sobre estas obras. Tampoco sobre estos personajes. Mi post de hoy pretende hablar sobre cuánto influye en nuestras vidas lo que cada uno ve como un defecto físico. Tener narices grandes, dientes grandes, labios gruesos o finos, orejas de Dumbo, mucha cadera, senos grandes o pequeños, ser petiso y gordo o flaco y alto, tener pelo enrulado o muy lacio… etc, etc, etc. Cada uno sabrá qué es lo que le molesta de su físico.



Yo he luchado toda la vida contra la obesidad. Lo primero que me dice la gente cuando me conoce es: “¡pah! ¡Qué grandota que sos!”. Esa frase la he oído desde que tengo uso de razón… Y no me cae muy simpática. “No sos tan gorda, lo que pasa es que sos muy grande…”.



Siempre quise ser bailarina de ballet. Sonará tonto pero es verdad. Y que Rudolf Nureyev y Mikhail Baryshnikov agradezcan desde el más allá que nunca se me ocurrió, o iban a estar en problemas para levantarme… Bromas aparte, yo admiraba la elegancia de los pasos, esa sensación de ser etérea, de tener brazos de cisne, dar pasos de gacela y mover las manos como mariposas… Por lo general, queremos ser lo que no somos ni podemos llegar a ser. Y en vez de gastar dinero y energía en ser lo que no somos, nos perdemos de disfrutar lo que sí somos y tenemos. Como en el cuentito de “El verdadero valor del anillo”, dejamos que otros nos digan cuánto valemos, en vez de valorarnos nosotros mismos, los únicos capacitados para hacerlo.



En el BDSM, ¿cuántas veces permitimos que otros nos valore? “Ah, pero yo quería un Amo alto y joven”, dice la supuesta sumisa cuando conoce al Amo que supera los cuarenta. “Disculpá, pero mi sumisa debe ser joven, delgada, con experiencia y sin límites”, dice el Dominante cuando conoce a una sumisa con sobrepeso o con edad para ser abuela…



“Fulana tiene pechos grandes, pero no me sirve para sesionar: tiene problemas de columna”, dice le dice un master a otro.



“El sumiso Tal es muy viejo, tiene como cincuenta años. Es feo y no tiene plata para hacerme los regalos que me gustan”, comenta la dómina



“Amo XXX sabe, pero es muy joven. Yo quiero un Amo con experiencia”, dice la sumisa que empezó en el BDSM hace dos semanas.



“En cambio ZZZ Dominante… es muy veterano. Y tiene panza. Y es bajito. Y…”, dice la esclava Gor.



“Sumis@ tal es lo mejor que conozco, pero está muy por encima de su peso. Es gord@”



La lista es infinita. Cada uno de ustedes le agregará la frase que desee, pero el resultado siempre es el mismo: dejamos que el otro decida si me quiere o no. Espero que no se mal interprete lo que digo: por supuesto que el otro siempre va a decidir si me quiere de compañera o no, pero si esa persona me eligió a mí, la última palabra la tengo yo. Y viceversa.



Pero… ¿con qué derecho el otro intenta humillarme sacando a relucir ese defecto que tanto me duele? Sí, mi Amo me puede humillar dentro del juego y dentro de los límites que pactamos. Pero hasta ahí. Que sea mi Amo, no le da derecho a lastimarme, o a dejar mi autoestima a la altura del felpudo. El tiene la obligación de respetarme y yo el derecho de hacerme respetar cuando no se están cumpliendo los límites o soy conciente que me está haciendo daño.



Todo esto es porque, quizás como muchos de ustedes (sobre todo las sumisas mujeres), estén cansados de ver fotos de sumisas “perfectas”, que se separan mucho de la realidad. Por suerte para todos, hay mucha gente joven, hermosa, con cuerpos divinos, con rostros perfectos… que no son lo que vemos comunmente cuando vamos a una reunión. La mayoría de las mujeres tenemos algún kilo de más, somos muy altas o muy bajas, tenemos caderas grandes, etc. Y los hombres son grandes o muy jóvenes, delgados (sin tablita de ravioles en el abdomen), o con sobrepeso, con poco pelo, con mucho vello… o qué se yo.



Entonces, mi pregunta es: ¿qué busco cuando busco un/una compañero/a de sesión, o Amo/a, o sumiso/a? ¿Un modelo para foto o alguien que me haga vibrar, que goce con mi entrega, que me modele o que me permita modelarlo a mi antojo, que confíe en mi totalmente, etc?



¿Qué es más importante para mí: su físico o su mente? ¿Qué me importa más: qué tenga XX años o que tenga cerebro para entregarse a mí y yo a esa persona? Por supuesto que yo no saldría con alguien que me desagradara físicamente, pero al menos me daría la oportunidad de conocerlo y ver cómo es “por dentro”.



No estoy haciendo apología de la obesidad. Es una enfermedad de las más dañinas que existe. Pero esta foto me encanta, porque más allá de los kilos puedo ver entrega, valor, confianza… Veo la belleza desnuda de una sumisa para la que quizás, sacarse esa foto haya sido una ofrenda de entrega para su Dueño. Y para Él, ella posiblemente sea SU JOYA MÁS VALIOSA.



anitaK[SW]


domingo, 11 de diciembre de 2011

anamorfosis
(Del gr. ἀναμόρφωσις, transformación).
1. f. Pintura o dibujo que ofrece a la vista una imagen deforme y confusa, o regular y acabada, según desde donde se la mire.

Si hablamos de pintura, quizás el cuadro más famoso o conocido con una anamorfosis, sea el de “Los Embajadores” de Hans Holbein, con su famosa calavera que representaba la vanidad y que sólo se la puede ver o descubrir utilizando, por ejemplo, una cuchara.

Lamentablemente, no tenemos nada similar para descubrir a la gente que se mete en este mundo del BDSM, ofreciéndonos una imagen deforme y confusa de, por ejemplo, un Amo, y que termina mostrándonos la realidad: la imagen regular y acabada de alguien que se autodenomina sumiso, sin tener la más mínima idea de lo que habla. Y la mayoría del tiempo las mujeres, sin importar el rol, somos víctimas de sus acosos.

Cualquier mujer que entre en Facebook y se comunique con otras personas del BDSM, será contactada por este “anamorfismo” de Amo. Si la mujer no chatea, será contactada por mensaje privado. Si chatea por Facebook, entonces tratará de comunicarse con ella presentándose como “Amo Fulanodetal” o “Fulanodetal Dominante” o “Sir…” “Master…” o cualquier Nick que se puedan imaginar. Primero son Amos; luego, de forma inesperada, se convierten en switchs, para luego, sin el menor pudor, pase mágico o palabra clave… ¡zas! son sumisos.

Estos anamorfismos de Amos, se cansaron de rogarles a las Amas, tratando de convencerlas que ellos serían sus más fieles servidores, que harían todo lo que Ellas quisieran, que se arrastrarían por Ellas, besarían sus pies, etc, etc, etc… Siempre y cuando estuvieran dispuestas a cumplir todos sus deseos y que los “dominaran” como ellos quieren, “sometiéndolos” y luego -lo más importante y que no vaya a faltar- sodomizándolos. Por supuesto que las verdaderas Amas no se dejan mandar ni manipular por sus sumisos. Así que, una vez que fracasaron en su intento con una, cinco, diez o cincuenta Amas, deciden “agarrar lo que sea”, con tal de que sea mujer y esté dispuesta a hacer lo que ellos quieren.

Las sumisas más novatas que creen genuinamente en estos tipejos y caen en sus redes (por suerte casi siempre virtuales), se enfrentan con un amo cuya primera orden es… “Ahora te ordeno que seas mi Ama y me sometas”. Claro que los someterá como él quiere. Y la sumisa obedecerá, o lo mandará a… el lugar donde se merece. Las sumisas con un poquito más de experiencia, le “cortamos el rostro” –como decimos en el Río de la Plata- a los 2 minutos de hablar con él.

Y cuando fracasan también con las sumisas, algunos desesperados –o con un gusto sexual más amplio-, se ofrecen a los Amos.

Quiero aclarar algo: cuando un sumiso realmente lo es, cuando sabe de qué habla, cuando se entrega al Dominante (hombre o mujer) en cuerpo, alma y mente, estoy convencida de que no importa su género ni el de su Dominante; no importa si es F/m o M/f, ni si es F/f o M/m, sino que cada uno asuma su rol, su género y su condición sexual. Si a un sumiso le gusta ser sodomizado y su Dominante está dispuesto/a a hacerlo, ¿cuál sería el problema? ¿Acaso tiene miedo de ser catalogado de homosexual porque disfruta de la sodomización?

A mí (y creo que a la mayoría de los que pertenecemos al BDSM) no me molesta que sodomicen a un sumiso que consensua para que se lo hagan, pero sí me fastidia, y bastante, que no lo asuma. Y peor aún: que por no asumir esa forma de goce persiga a las mujeres para que se lo hagan, con la loca idea que si es una mujer quien lo sodomiza, entonces sigue siendo heterosexual… Pregunto: ¿lo es? ¿alguna vez dejó de serlo? ¿nunca lo fue? ¿es bisexual? Y lo más primordial: ¿importa? ¿A quién le importa? ¿A usted le importa? Porque les aseguro que a mí no.

Entonces caballeros, como un favor especial: dejen de perseguir a las damas para que sean sus supuestas amas, preparadas a obedecerlos a como de lugar. Está genial que quieran tener su pareja, es estupendo que deseen ser complacidos, es fabuloso gozar del BDSM y de la sexualidad, pero para lograrlo hay una fórmula casi infalible: ser SINCERO y AUTÉNTICO con la persona que hablamos. Porque si no es esta será aquella otra, o la de más allá. Si no encuentran lo que buscan, no le echen la culpa a los demás, sino más bien pregúntense: ¿qué estoy haciendo mal para que todas me rechacen?

Para el próximo pseudo-sumisito disfrazado de Amo que se me presente, voy a seguir el consejo del Maestro Mordekai (Morgan Shinoda) dio en el foro uruguayo Divino Tormento: "...No te gastes en morderlos ni en ladrarles, tan solo dile que lo agarras de sumiso y su tarea en los siguientes 12 meses es informarse de que va el BDSM..."

Saludos y mis respetos para todos,

anitaK[SW]

PD: Esto no es para los sumisos que saben de qué hablan, que saben qué buscan, y que se informaron bien antes de autodenominarse “sumiso”. Mi admiración y respeto para ellos, que buscan sinceramente un Ama y se muestran como realmente son.

lunes, 3 de octubre de 2011

Parece que las palabras del título no tuvieran que ver entre sí, pero les aseguro que sí están relacionadas. Estuve en duda durante un par de semanas sobre si publicar o no este post. Finalmente decidí hacerlo porque creo que es importante dar a conocer este tipo de situaciones, sobre todo por aquello de que “El que calla, otorga”. No puedo, me niego a callar cuando se dicen tantas falsedades gratuitamente,  sin ninguna responsabilidad.

Acabo de leer un post sobre la primera experiencia de una novel sumisa, porteñita secreta, en la reunión por el 24/7 en La Casona del Sado. El nombre del blog es “El túnel de mis piernas”, y el post lleva el título de “Una noche en la Casona”.

Debo admitir que la suya fue una versión muy personal, pero… cada uno tiene el derecho de escribir lo que desea y escribirlo como se le dé la gana. Y también tiene el deber de hacerse responsable de lo que escribe, sobre todo si está involucrando a otras personas.

De la misma forma que esta chica vio una fiesta diferente a la que yo viví -a pesar de compartir el mismo salón, la misma cruz de San Andrés y hasta el mismo Amo que nos azotó a ambas- tampoco compartimos la visión de la sumisión, ni siquiera del BDSM.

Para mí el BDSM no es vestirse con tal o cual prenda, ponerse tal o cual calzado o maquillarse de una forma determinada. ¡Cuidado! No estoy diciendo que eso esté mal, al contrario; sí digo que en una reunión donde hay gente con la que comparto mis gustos particulares, no me fijo tanto en el aspecto exterior sino en su visión y vivencia de los temas en común.

Otra actitud que me separa bastante de porteñita secreta, es su trato despectivo e irrespetuoso hacia Amos con una trayectoria indiscutible, conocidos y reconocidos a nivel nacional e internacional. Considero una falta hacia el protocolo y una falta de respeto, el referirse a un Amo –o a cualquier Dominante- mencionándolo por alguna característica física, y menos aún si me hizo el honor de hacer una performance conmigo. Lo menos que puedo hacer si no sé su nombre, es averiguarlo, o de lo contrario pedir disculpas por mi ignorancia y agradecer el honor.

"...Finalmente, un hombre grande y de bigote gris, quien adivino es parte de La Casona, se dispuso a dominar una sumisa rubia enfundada en látex..."

Este “hombre grande y de bigote gris”, era Sir Williams.

“Las esclavas circularon. El amo repetía el procedimiento, atándolas a la cruz, cambiando de arma y continuando el spanking, y yo con mi misma impresión. Las chicas no se la bancan. León me conoce, me lee el pensamiento. Cuando la tercera sumisa se retiró…”

Las esclavas que circularon, fueron solamente dos: Megan, que pertenece al staff de la Casona, y quien suscribe. Porteñita secreta: creo que en vez de hacer alarde de una resistencia que no fue la que imaginaste, deberías agradecer la gentileza que tuvo Sir Williams al no azotarte demasiado fuerte dado que era la primera vez que estabas con Él, en vez de criticar a tus colegas anteriores. ¿O sería que cuando probaste cómo eran los azotes reales te pareció que los tuyos eran más fuertes que los de tus antecesoras?

“El Amo comenzó. Desconozco las armas que utilizó para mi spanking. Estaba contenta, hacía mucho que no me pegaban. Soporté mucho (mucho más que las anteriores)…”

“…Los golpes sobre el vestido no tienen gracia. Lindos golpes. Fuertes. Pusieron a prueba mi tolerancia, y dejé en claro, públicamente, lo alta que es.
Sin saberlo, logré llamar la atención de las altas esferas de La Casona. Ya me enteraría…”

Ejemmm… No cabe duda que tienes tolerancia a los azotes, más que algunas que conozco. Felicitaciones por eso. Ahora, sin intención de incomodarte: ¿me podrías nombrar a qué “altas esferas de La Casona” te refieres?

“…Terminada la sesión de spanking, el público aplaudió. No había aplaudido a las sumisas anteriores. Admito que me sentía orgullosa. Hice una reverencia al Amo y al público, y volví a mezclarme en la multitud, junto a León…”

Quizás, solo quizás, deberías visitar un otorrino, porque el aplauso fue para las tres por igual. Pero hay algo que sí debo admitir: tú fuiste la más joven, la mejor vestida, y la más bonita de las tres. ¡Felicitaciones por eso!

¿Es correcto mentir a las personas que están leyendo un blog, haciendo pasar fantasías por hechos verdaderos, y dejando mal paradas a otras personas para que la protagonista logre “brillar” más? Creo que no. Si se va a contar algo que no es verdad e incluir a gente a la que no se le pidió autorización para ser aludidos (ni siquiera digo nombrados porque se desconocían los nombres), por lo menos se debe aclarar en el texto que se está mezclando ilusiones y realidades. Pero bueno… para que todo lo anterior se cumpla, primero se debe de estar sobrio y controlar el ego, teniendo en claro que el mundo no gira alrededor del órgano genital de la autora, aunque tenga la certeza en su mente de que muchos los hombres –y algunas mujeres-, se estaban babeando por tener algo con ella o al menos alcanzar el paraíso con apenas tocar su cuerpo.

“…Un señor mayor, cuyo nombre no retuve, compartió con nosotros una charla. Muy simpático y amable, nos contó historias acerca de cuando su hijo comprendió que a su padre le gusta atar chicas. Especialista en bondage, parecía. Le comenté a León que me honraría que me atase más tarde, un hombre tan experimentado como él. Una vez más mi entrenador ofreció su sumisa, y el caballero aceptó encantado. Más tarde me suspendería en el aire, ante un público mucho más numeroso que el anterior, rodeada de nudos debajo de una estructura de madera que no pude ni quise comprender. Fue una pena que todo el peso de mi cuerpo se sostuviera sólo en una atadura a la altura de la boca de mi estómago. Pude soportarlo mucho menos de lo que hubiera querido. Quizás si hubiera tenido otra atadura sobre el pecho que distribuyera mejor el peso... pero quién soy yo para criticar su trabajo?...”

El señor mayor, no era otro que el Maestro Avanlys. Dices bien, por fin estamos de acuerdo en algo, porteñita… ¿quién es cualquiera de nosotros para criticar su trabajo, el trabajo de un Maestro del Bondage, que da los talleres de Shibari en la Casona –y conocedor de otras artes- con más de 50 años de experiencia?

Yo te vi (estaba frente a ti) con una copa de vino en la mano durante las prácticas. Quizás no lo sepas, pero no deberías haberte ofrecido para una suspensión luego de haber comido o bebido, menos aún con tanto alcohol en el estómago. ¿Sería posible que fuera eso y no que el Maestro “no supo” que tenía que ponerte otra atadura en el pecho para que distribuyera mejor el peso (o el contenido de tu estómago)? Por otro lado: ¿tuvieron tú o tu Amo, la mínima responsabilidad de decirle al Maestro que habías ingerido alcohol? ¿Y si hubiese pasado algo, en quién hubiese recaído la responsabilidad? El BDSM es un juego, pero es un juego SERIO. Para jugar tiene que haber CONSENSO, pero además debe ser SENSATO y SEGURO. Al no avisar que había alcohol de por medio, dejó de ser sensato y seguro, pero no por parte del Maestro. En fin, después de todo… ¿quién soy yo para enseñarte algo?

“…Se nos acercó el caballero de bigote gris que me había atado a la cruz de madera y me había dejado el culo color frutilla. Me dijo que pocas sumisas lo toleran la primera vez. Un cumplido…”

Realmente, sí: un cumplido. ¿Será porque “el caballero de bigote gris”, o sea, Sir Williams, es un caballero? Lástima que como respuesta a su galantería ni siquiera eres capaz de recordarlo por su nombre.

NOTA: Sir Williams no tiene los bigotes grises. O el resto de la concurrencia necesita lentes. Sí tiene alguna cana, pero distan mucho de ser grises.

En cuanto al Señor Patrón, Dominante por el que siento gran estima y respeto, y al que conozco desde hace años, no puedo saber qué despertó en tí como Dominante, pero te aseguro que el servicio a las mesas que tuvieron ustedes fue de la misma excelencia que tuvimos TODOS los concurrentes a la reunión, como sucede siempre. Y hasta donde yo sé, los únicos propietarios de la Casona y quienes toman las decisiones en ella, son Cepal y Ama Sofía. Lo demás, corre también por cuenta de tu imaginación.

Según mi visión personal, estimada porteñita, una sumisa debe tener como característica principal el RESPETO. Primero por sí misma, en segundo lugar por su Amo, y finalmente por el resto de los seres humanos, sin importar su género o rol.

¿Qué es ser sumiso? ¿Es acaso relegar su propio placer para complacer al Amo? Si tuviera que definirlo, esa sería una de las características, pero no la principal. Para mí es más importante respetarlo que darle placer, porque… ¿cómo podría complacer con sinceridad a un Amo que no respeto? Podría hacerlo con un hombre que no me importara, por el cual no sintiera ni siquiera afecto. Sin respeto, seguramente la relación Amo-sumiso funcionaría un tiempo y luego… vendría la separación.

Para terminar: Esto NO está escrito en contra de porteñita anónima, pero sí en contra del contenido de su post. Porque me sentí tocada personalmente, sentí que le estaban faltando el respeto a mi Amo y a una autoridad del BDSM argentino como lo es el Maestro Avanlys. No escribí este post para entrar en polémica, pero los comentarios de este blog quedan abiertos para quien quiera expresar su sentir.

Gracias a todos por permitir que me exprese con libertad. ¡Saludos!

anitaK[SW]


domingo, 25 de septiembre de 2011



El 25 de setiembre fue el cumpleaños de mi Amo, Sir Williams. Para esta ocasión le pedí al genial dibujante de Spanking, Nik Zula, que hiciera un dibujo para obsequiarle. Este fue el resultado. Quiero destacar que este profesional vende sus dibujos, pero en esta ocasión fue un regalo de cumpleaños, gesto que agradecemos y apreciamos.

Un saludo y gracias otra vez!

lunes, 12 de septiembre de 2011

Recorriendo foros, rescato un tema que me resultó interesante aunque no coincido con varias aseveraciones. El título original es: "En Bdsm todos somos dominantes" ... una afirmación.

Como sucede frecuentemente el planteo inicial no se condice con el desarrollo, al menos no totalmente. A veces lo simple parece carecer de atractivo y se convierte, o lo convierten, en complicado.

Ante la aseveración del autor ... yo diría que NO y es imposible afirmarlo, establecerlo ni aventurar porcentajes en ningún sentido.

Dice el autor en su desarrollo del tema: “Un tema de debate recurrente en el foro, es si las personas a las que les gusta el rol dominante en el BDSM también son dominantes en su vida cotidiana y si las personas a las que les gusta el rol sumiso también son sumisas en su vida de todos los días. Se trata de un debate siempre complicado porque tiene muchas aristas, y además porque, como con muchos otros aspectos del BDSM, se suelen mezclar los significados que las palabras dominación y sumisión tienen en el diccionario, con la resignificación que esos términos tienen en el BDSM..”

El tema no es recurrente en el foro Mazmorra, es recurrente en todos lados desde que tengo memoria e Internet, y antes también.

Dice el autor en un párrafo: "…si las personas a las que les gusta el rol dominante en el BDSM también son dominantes en su vida cotidiana y si las personas a las que les gusta el rol sumiso también son sumisas en su vida de todos los días …"

Hay infinidad de debates en todos los foros y grupos (en todos los idiomas y latitudes) desde siempre, y las conclusiones son que hay de todo. La vidas son paralelas, los roles no.
Existen gentes que son Dominantes/sumisos en su vida cotidiana y en su vida Bdsm, y gentes que elijen e invierten sus roles cotidianos cuando ejercen su vida Bdsm. Es elección por gusto, por necesidad, por situación, por hormonas y neurotransmisores. Además, es cuestión de grados, nadie es totalmente dominante, ni nadie es totalmente sumiso en toda circunstancia de la vida. No es dominante/sumiso quien quiere sino quien tiene la fisiología endócrina para serlo pero además, elije y puede serlo.

Tampoco hay resignificación: los términos tienen el mismo significado. En vida cotidiana y en Bdsm dominación es dominación y sumisión es sumisión. Lo que cambian son las circunstancias-acuerdos-cesiones-necesidades-reglas-aplicación de los participantes.

Para poder responder cabalmente, el asunto sería establecer cual significado tiene para cada uno de los que siguen ese hilo, y antes de eso habría que establecer si el Bdsm ES o tiene el mismo significado para todos según interpretación, y como planteo desde hace tiempo ¿por qué y para qué están en el BDSM?… y allí entraríamos en un lío enorme, porque hay un porcentaje que tiene un concepto equivocado, otro porcentaje no lo sabe y otro porcentaje prioriza (por conveniencia e interés) SU significado al significado real (“lo que ES y lo que YO quiero/me conviene que sea”).

Dice el autor: "… Son personas que se han rebelado y enfrentado los mandatos y prejuicios paternos/maternos y sociales, sobre la sexualidad, aceptándose y defendiendo la validez, la sanidad y la legitimidad moral de sus propios gustos sexuales y eróticos. Son personas rebeldes ante lo que les impide ser quienes son …"

Esto es relativo, como todo. Cumple las generales de la ley como en todo grupo y actividad humana.
Pobre de aquel que no tiene una vida sexual y erótica satisfactoria sin BDSM, porque entonces sí tendría razón un estado parafílico: la compulsión: “Se torna patológica cuando afecta nocivamente de forma objetiva la vida de la persona practicante y cuando es la UNICA forma en que obtiene placer sexual” … y otra vez, reitero, no todos elegimos esta forma de vida ya existente SOLO por la sexualidad y según pasan los años y acumulando experiencias, se descubren los otros placeres y se va corriendo el EJE de importancia naturalmente.

Si se pudiera hacer una “radiografía” de todos los participantes de nuestra comunidad sorprendería la cantidad de “confundidos”, “fantasiosos”, “mentirosos”, “hipócritas”, “aprovechadores”, “pajeros mentales”, y etcéteras que abundan y se aprovechan del medio, desde el que entra a estos lugares para ver fotitos que lo calienten (y no se animan a nada real) hasta los que se dicen ser Dom SOLO para conseguir minitas para ir al telo, desde los que se dicen sumisos/as para conseguir alguien que “les haga” lo que ellos quieren, hasta los/las que manipulan y solo son “sados” para conseguir pareja, (y si los/las mantienen mejor). Desde los que asisten a eventos para mostrarse y exhibir el último modelito fetiche, hasta los que van a chupar alcohol (porque sobrios no se atreven) y calentarse si tienen la suerte de ver una minita en bolas. Y desde los que aprovechan para "meter alguna mano" cuando creen que no los ven en el tumulto, hasta los que se animan a dar unos azotes que no se atreven, ni saben dar, en otras circunstancias.

Dice el autor: “Ser rebelde ante lo que nos impide ser quienes somos” … y eso es un eufemismo. Somos rebeldes cuando podemos y no lo somos cuando no podemos o sufrimos consecuencias que no nos convienen.

Preguntaría a cada uno si es rebelde en su vida profesional o tiene que apegarse a lo establecido, a la empresa, al Colegio de abogados, a la Normativa del Ministerio, a la Ley, al semáforo o a lo que sea. Incluso voy más lejos, preguntaría a cada uno si es rebelde en su vida familiar, matrimonial, de pareja, de amistades, social, etc. La respuesta sincera de todos sería “depende”… lo somos cuando podemos y no hay consecuencias adversas.

Preguntaría a los abogados si ¿la Abogacía es: WIKI “Genéricamente se puede definir el término abogado como: "persona con título de grado habilitado conforme a la legislación de cada país, que ejerce el Derecho, en asistencia de terceras personas, siendo un auxiliar activo e indispensable en la administración de la Justicia de un país” … o es “abogacía según Fulanito”, y la ejercen según les parece?

Preguntaría a un maestro si ¿la Docencia es: WIKI “La enseñanza es una actividad realizada conjuntamente mediante la interacción de 3 elementos: un profesor o docente, uno o varios alumnos o discentes y el objeto de conocimiento. Según la concepción enciclopedista, el docente transmite sus conocimientos al o a los alumnos a través de diversos medios, técnicas y herramientas de apoyo; siendo él, la fuente del conocimiento, y el alumno un simple receptor ilimitado del mismo” y debe apegarse a las normativas y planes educacionales, … o es según quien la ejerza y como se le ocurra?

Y lo mismo para cualquier actividad y persona, que deben “someterse” en algún o todo momento a directivas, regulaciones, normas, reglas, y leyes. Guste o no guste.

Por último apelo a una vieja frase de Encueros: “no crean todo lo que leen en Internet … ni a todos los que lean en el foro” (foros), porque descubrirían, hurgando un poco, que lo que dicen hoy se contradice con lo que dijeron hace un año, dos años, tres años, “N” años, o en  entrevistas, o en los hechos de su vida BDSM, por las razones que fueran.
Me incluyo, obviamente.

Sir Williams

miércoles, 24 de agosto de 2011


Si pertenece al BDSM, es probable que en algún momento de su vida “vainilla” se le haya planteado la necesidad de vivir esos gustos y fantasías. Quizás usted pertenezca al sector que optó por sólo leer y seguir fantaseando; tal vez por miedo, frustración, el qué dirán si es descubierto… o cualquier otro. También es probable que usted sea de los que se decidieron a correr el riesgo lanzándose a vivirlo, prefiriendo jugarse antes que sentir la frustración de no hacerlo.

En un primer momento, la gran mayoría entra al bdsm para satisfacer sus gustos sexuales diferentes; pero hay quienes entran por otros motivos, por ejemplo:

-los sádicos para satisfacer su sadismo
-los masoquistas para sentir sus fantasías de dolor,
-los dominantes para ejercer control y poder,
-y los sumisos para delegar ese poder y sentirse dominados.

De todas formas, lo que nos acerca a esta vida en un primer momento, luego evoluciona de muchas maneras. O no. Porque están los que entran para tener una sexualidad diferente o no habitual, y se quedan en eso. Otros descubren que su idea inicial u original sobre lo que les gustaba, se transforma con el tiempo y cambian por otro rol diferente, al inicial. Otros profundizan yendo más allá del tema sexual, ahondando y buscando otros aspectos además de la sexualidad.

Ahora bien… ¿Está mal quedarse sólo en la sexualidad? Yo creo que no, siempre y cuando tengamos claro que el BDSM es más que sexo o penetración. Pensemos, por ejemplo, en los sumisos que son felices con lamer las botas de sus Amas, o que les hagan trampling, o quienes disfrutan hasta el orgasmo con ser encerrados en una jaula pequeña, momificados, usados como mueble, o sólo con que los humillen… ¿Es que no disfrutan del sexo? Posiblemente sí, pero si la Dómina no le da sexo, lo más seguro es que se masturben al llegar a su casa o tengan sexo después con su pareja vainilla… O sea, de una forma u otra todos buscamos el disfrute, con o sin penetración.

Si nos metemos en el BDSM, es probable que no sea solo por sexo, porque también lo tenemos en nuestra vida vainilla. Pero… ¿Cuándo sentimos frustración? No la sentimos SOLO cuando NO tenemos sexo, sino cuando el sexo dentro del BDSM no nos colma por el motivo que sea: porque sentimos que engañamos a nuestra pareja, por la educación que recibimos, etc.

Entonces, qué hacer para sentirnos bien con nosotros mismos y olvidarnos de la frustración? Tomar una decisión, sea la que sea, convencidos de QUÉ es lo que queremos, asegurándonos que estamos dispuestos a pagar el precio que sea necesario para conseguirlo. Sin arrepentimientos y sin dolor; pero con convicción y seguridad de que lo elegido es lo que queremos.


Sir Williams, anitaK[SW]

domingo, 7 de agosto de 2011


... Y A DISFRUTAR EL DÍA Y ESTA MARAVILLOSA DISCIPLINA!

sábado, 16 de julio de 2011

Hace unos meses tuve la dicha de entrevistar a lena{DR}. Por supuesto que muchas de sus respuestas fueron maravillosas y las comparto, pero hubo una que me quedó grabada. Ante la pregunta “¿Quién te enseñó a ser sumisa o cómo aprendiste?”, respondió:

¿Se aprende?
Yo en conversaciones con otras personas y leyendo mucho en internet y libros aprendí qué es intercambio erótico de poder, BDSM y RACK, algo de historia y literatura sobre el tema, algunas cosillas sobre prácticas y “perversiones” que desconocía, qué es un pinwheel... A lo mejor me ayudaron a acabar de perfilar mis ideas y ponerle nombre a las cosas, pero a ser sumisa no creo que se aprenda.
Lo que sí es verdad es que esto es un proceso, y con el tiempo vas descubriendo cosas sobre ti misma, según vas analizándote, experimentando y conociéndote mejor, y que de ese proceso va saliendo la persona que eres.
Y en eso sin duda influyen para bien o para mal las personas con las que te relacionas, de quienes absorbes a veces su ejemplo, con quienes construyes tus argumentos y que incluso influyen en tu autoconcepto.

Debo confesar que al principio esta respuesta me chocó, pero luego me di cuenta que tiene razón: a ser sumisa no se aprende, sino que se nace. Como dice el Señor El Faro, se nace switch y con el tiempo uno se da cuenta que tiene más tendencia hacia determinado rol, pero un rol no se aprende, sino que se siente y se vive. Lo que sí se aprende es a absorber y procesar información, se aprende cómo servir mejor al Dueño o cómo entrenar mejor a la sumisa, y como dice lena{DR} “…a perfilar ideas y a ponerle nombre a las cosas.”

En mi época de spankee tuve el placer (nunca mejor dicho), además del honor de sesionar en real con Spankers y Amos de prestigio. Siempre estuve como spankee, nunca como sumisa porque no lo era, o… al menos yo creía sinceramente no serlo, aunque los Amos insistieran en que tenía pasta de sumisa; aún así me resistía. Hasta que llegó Sir Williams; recién con Él pude comprobar que tenían razón. Entonces… ¿Por qué no lo acepté desde un principio? La respuesta es simple: por comodidad, por desinformación, por no molestarme en averiguar qué había de cierto y qué había de mito en lo que me decían.

No es secreto para nadie que los Spankos ortodoxos no aceptan que el Spanking es parte del BDSM. Eso está muy bien, están en todo su derecho de pensar así. Es más: yo también compartía esa línea de pensamiento hasta que me informé y me di cuenta que el BDSM no era el tenebroso castillo que yo imaginaba. Claro que hay Spankers y spankees que a pesar de haber leído lo mismo que yo, siguen pensando igual. Mi respeto y admiración para ellos por ser coherentes.

En realidad, mi intención al escribir esta introducción era hablar sobre las spankees que deciden transformarse en sumisas. Personalmente pienso que la spankee también es sumisa, pues cuando está sobre las rodillas de su Spanker aceptando su castigo (aún dentro de la aparente rebeldía) se está sometiendo.

Entonces… ¿Puede una spankee pasarse a la sumisión? Por supuesto que sí. De hecho, supongo que siempre habrán existido spankees que decidieron ser sumisas, pero quizás en los últimos años fueron más. ¿Esto es malo? No, al contrario, creo que es buenísimo, pero…

Hay spankees que por algún motivo decidimos probar la sumisión; nos dimos cuenta que este era nuestro verdadero rol y decidimos permanecer en él. Otras probaron, notaron que la sumisión no era lo suyo y desistieron; mientras otras jamás lo probaron porque tienen la seguridad que están en el rol que desean. Hasta ahí todo bien.

Ahora… ¿Qué pasa con algunas ex spankees que se transforman en noveles sumisas? Cometen el error de creer que el BDSM es igual que el Spanking. Es decir: la responsabilidad de la spankee es provocar, ser rebelde, caprichosa, traviesa, etc. Para el rol de spankee no se necesitan demasiado conocimientos, sólo representar el papel que se haya pactado con el Spanker (hija, adolescente, estudiante, secretaria, esposa, mujer engreída, etc., etc., etc.). Todo esto, por supuesto, teniendo en cuenta el SSC o el RACK. La spankee provoca, más tarde o más temprano el Spanker reacciona, viene el castigo, la calma y el ciclo recomienza.

Antes de continuar quiero aclarar que no estoy menospreciando el juego de roles, y mucho menos el Spanking ortodoxo o clásico, del que me siento defensora entre la gente del BDSM que no termina de comprenderlo.

Hay ex spankees que continúan, en ciertos aspectos, teniendo actitudes de su antiguo rol y distorsionan el de sumisa. Acá cabe una explicación: mi Amo y yo pertenecemos a varios grupos virtuales, tanto de Spanking como de BDSM. En los grupos de Spanking a veces tengo un comportamiento más propio de una spankee que de una sumisa, pero es de acuerdo y en complicidad con mi Amo, quien me permite esas “licencias”. Eso lo hago sólo en esos grupos y muy rara vez en el Foro de Aldea Sado, pero jamás en real: ni en escenas privadas, fiestas o reuniones donde esté como Su sumisa.

Cuando hay dudas sobre algo relacionado a un rol o al BDSM, es posible que lo mejor sea recurrir al Amo en primer lugar, y luego a otras fuentes como la web de Aldea Sado, los “Cuadernos BDSM”, blogs de Amos que inspiren confianza por su reconocido prestigio, por ejemplo: Amo Gabrel, DidaK o El Faro, quien específicamente nos indica que:

Una sumisa lo es, cuando al menos se cumplen los siguientes requisitos:

1)Que se sienta sumisa.
2)Que quiera ser sumisa.
3)Que quiera esforzarse en ser sumisa.
4)Que no haya nada que le impida finalmente SER sumisa.

Una vez que se consiguen estos cuatro requisitos básicos, se podría agregar que para ser sumisa también se necesita, entre otras cosas, información sobre el tema. La información es básica para poder mejorar cada día, poder aspirar a sentir felicidad a través de la felicidad del Amo, lo cual no es nada fácil si se tiene un carácter egoísta, es decir: buscar el propio placer antes que el del Amo.

Una sugerencia a las spankees que deseen convertirse en sumisas, es que se informen ampliamente sobre el tema en primer lugar; en segundo, que busquen un buen Amo, alguien que las sepa guiar y conducir por este camino de la sumisión.

La sumisión es como una escalera que puede elevarnos al subspace o hacernos caer en el pozo más profundo. Al elegir un Amo se debería pensar que será Él quien tenga la responsabilidad de guiar y cuidar su futura propiedad; será Él a quien se le entregue el tesoro más valioso: la integridad física y mental de su sumisa. ¿Usted cree que cualquiera tiene capacidad como para hacerse cargo de tal compromiso?

La responsabilidad básica de la sumisa es protegerse, cuidar de sí misma y de su integridad, por tanto debe prestar mucha atención, ser astuta e inteligente para elegir a su Dominante. ¿Cómo hacer esto? Informándose en lugares serios: webs, blogs, etc. Si no sabe, debería preguntar. Siempre va a encontrar personas que le inspiren confianza y que le indiquen dónde y qué leer, porque no todas las webs dicen la verdad, ni todos los blogs son confiables.

Usemos la inteligencia, amigos. Una vez lo dije en este blog y hoy lo repito: el BDSM es sólo para personas inteligentes y responsables. Si alguien siente que no tiene estas características… ¡Huya! Antes que sea tarde, porque el BDSM no es para usted. Y si se equivocó de compañero, sea lo suficientemente humilde para reconocerlo y alejarse de esa persona, antes de que alguien salga dañado.

Después de tomar una decisión, con la información acertada para el rol que se quiera ejercer, sólo resta disfrutar en compañía de la persona elegida, teniendo en cuenta el SSC y/o el RACK, y viviéndolo como cada uno mejor lo conciba.

Como siempre, esta es mi pensamiento. Gracias por leerme y saludos para todos,

anitaK[SW]

sábado, 2 de julio de 2011

ENCUESTA SM/BDSM 2011


Las encuestas sobre temas vinculados a formas de conductas menos conocidas o consideradas inhabituales han sido tratadas en pocos sitios y bajo muy diferentes denominaciones según el interés de sus generadores.
La dominación/sumisión, el sadismo-masoquismo y el dolor/placer entre otras formas de conducta, existen en un alto número de personas en nada diferentes del resto de la población. La presente encuesta está realizada con el fin de obtener información sobre conductas que se reconocen con frecuencia entre nuestros amigos, vecinos, conocidos, compañeros de trabajo u otras actividades e incluso en variados programas televisivos.
Son sólo formas de conducta, de lo que se ocupa la etología (o ciencia de la biología de la conducta), creada oficialmente en 1973, año en que se da el Nobel de Medicina a tres cultores de la misma.
Agradecemos esta colaboración que permitirá conocer este aspecto de la etología, con mayor exactitud, tal como se ha realizado en otros países. Las respuestas son totalmente anónimas y servirán para la valoración estadística, la que se publicará periódicamente.

Maestro Avanlys y equipo de colaboradores --> Responder AQUI

viernes, 24 de junio de 2011

...La muerte andaba rondando,
quién sabe dónde andará.
No me dejes alegría,
no te vayas vida mía,
que esta puta vieja y fría
nos tumba sin avisar.
“La muerte”, de José Carbajal

Y esta vez fue a mi madre, a la que “esta puta vieja y fría”, la tumbó sin avisar. Falleció el día 12 de este mes de junio, a los 87 años, luego de una vida de sacrificios, de trabajo y de generoso amor para su familia y todos los que la rodeaban.
Era una asturiana fuerte, una campesina de manos trabajadoras, sencilla, alta, grande y elegante que pasó por este mundo con porte de reina, dejando una huella profunda en el corazón de quienes la conocimos. Con ella aprendí que la distinción y el refinamiento no pasan por el valor económico de una prenda o una alhaja, sino en saber lucirla.
También tuve el privilegio de festejar con mis padres sus 63 años de casados, hasta que mi papá partió. Pero como el 13 de junio cumplían 65 años, creo que mi mamá decidió ir a festejarlos con el hombre de su vida, brindando con un culín de sidra en alguna nube...
Ambos partieron sin enterarse de mis gustos, pero creo que desde donde me están mirando, estarán felices de ver que su hija menor está haciendo lo que realmente quiere y le gusta.
Y para terminar, deseo agradecer a Sir Williams, mi Amo y mi pareja fiel, el hombre que me soportó, me contuvo y me acompañó en los peores momentos de mi vida. ¡Gracias!
Quiero cerrar ahora con un poema que me envió una prima desde España, y que trasmite lo que estoy sintiendo:

¡Quisiera decirte tanto!
y sin embargo no atino.
Se me agolpan las palabras.
Siento…pero no escribo.
Sí. Siento llorar mi alma
porque te añoro y no te veo.
Y siento brotar la rabia
tantos días contenida
por saber que te perdía.

Y el deseo de abrazarte
y de decirte te quiero
Y de hablarte
y de mirarte
y de cogerte las manos.
Y siento… un gran vacío.
Siento pena por tu falta,
y siento rabia por tu suerte.
Siento añoranza de tu risa
Que se la ha llevado la muerte.
Siento….. ¡siento tanto!
que lo vuelco en estas líneas
y te dedico este canto.

JDIANA (1999)

Hasta pronto, amigos.

miércoles, 20 de abril de 2011

Todo un tema ¿verdad? Hablamos mucho de Dominación y de Poder, posiblemente sean dos de las palabras más usadas en nuestro medio. Muchas veces habremos oído hablar o habremos debatido al Poder ejercido desde los Tops y también el poder ejercido por los bottom, o llamado también poder desde abajo.

Si hablamos de los Tops, creo que la primera regla para ejercer el Poder es saber dominarlo, venciéndose en primer lugar a sí mismo y a sus emociones. Pero para entender la Dominación primero hay que entender el BDSM. Y digo “entender” y no “sentir”, porque no es lo mismo. El sentir implica emociones que no siempre tienen que ver con el raciocinio.

Partamos del concepto de que para entender el BDSM muchos comienzan con una base equivocada, ya sea por una mala traducción al español de la sigla original, o también muchas veces porque es más cómodo y fácil asignarle al BDSM un rol puramente sexual.

¿Se han preguntado alguna vez por qué los creadores de la sigla, norteamericanos ellos, mezclarían la palabra “ataduras” (supuestamente Bondage), con adjetivos como Dominación-sumisión-sadismo-masoquismo? La respuesta es simple: Nunca fue su intención que la palabra Bondage se tradujera como “ataduras” sino como “esclavitud”. Y es allí que radica la esencia del BDSM.

¿Y cuál es la palabra que interrelaciona todas las letras de la sigla BDSM? Sin dudas que NO es sexualidad, sino PODER. La Dominación es sólo posible si hay cesión de Poder, al igual que la disciplina, el sadismo y el
 masoquismo.

¿Y todo esto para qué? ¿Cuál es el objetivo final del BDSM? Los placeres. Los placeres de todo tipo, entre ellos el sexual, pero no es el único placer que se obtiene. Así es que nos encontramos de nuevo en el principio: Poder+Dominación= Placer. Nunca a la inversa.

El masoquista le cede el Poder al Sádico para sentir placer a través del dolor de cualquier tipo: físico o psicológico.

El sumiso, en cambio, siente placer al entregarse a su Amo y al cederle el Poder.

El Dominante ejerce el Poder que le cedieron para sentir placer: por el poder mismo, por el sadismo, por la dominación… Pero para que eso ocurra debe primero saber vencerse a sí mismo, que es la base de todo control.  
Una vez que el Top logra dominar el poder que le han cedido temporalmente, tendrá el Poder que necesita para dominar a un bottom según las bases del BDSM: Sane (Sensato), Safe (Seguro), Consensual (Consensuado). ¿Cómo logra dominar el poder? Dominando su ego, teniendo la humildad y la grandeza como para respetar al bottom que le ha entregado lo más valioso: su seguridad, su integridad física y sicológica. De lo contrario, el Amo sólo logrará que su ego, envuelto y camuflado por el poder, lo termine dominando a él.

Y ¿qué hay del poder del bottom, del poder que “se ejerce desde abajo”? Seguramente ustedes conocerán muchos casos de sumisos y sumisas que intentan (e infinidad de veces lo logran) “dominar” a sus Amos, consiguiendo mediante artimañas más o menos sofisticadas y rebuscadas, que hagan lo que ellos desean. El caso más típico es el del sumiso hombre que busca Ama para que le haga tal y cual cosa de esta o aquella forma. También está la sumisa que provoca a su Amo para ser “castigada” como ella quiere. Saco de esta bolsa a los esclavos, pero… estoy segura que también ellos tienen su forma de “dominio”.

Para terminar diría que para ejercer el Poder dentro del BDSM, primero deberíamos tener claro nuestro rol y tener claro qué es el BDSM. Desde ese punto podría agregar que el Poder es un vino que embriaga fácilmente y que sería fácil para el Dominante olvidar que ese Poder le fue cedido. Si decide beberlo debería tener las mismas precauciones que se toman con el alcohol y disfrutarlo responsablemente.

 




Compartir

sábado, 2 de abril de 2011

Este fin de semana fue bastante fructífero. Por primera vez me detuve a leer un blog que me fascinó desde la primera palabra. El blog de El Faro. Es uno de esos blogs, que junto con el de Amo Gabrel, o el de DidaK, uno lo encuadraría y lo colgaría cerca para tenerlos siempre a mano para poder consultarlos en cualquier momento.

Estaba tan emocionada con mi descubrimiento que se lo comenté a una querida amiga sumisa con la que chateo a diario. Muchas veces hablamos tonterías, pero también asumimos temas serios sobre BDSM, sumisión y también, por qué no, temas “vainillas”. En medio de la conversación le sugerí que leyera este blog y así lo hizo, deteniéndose en una expresión que ella no compartía. Y allí comenzó la “discusión” dando paso a un argumento que me pareció más que interesante:

¿Qué responsabilidad tiene cada bloguero sobre lo que escribe, dice u opina?

Según mi amiga, los blogueros deberíamos aclarar que lo que escribimos no es “palabra santa” sino la opinión personal del autor del post, porque muchos de quienes nos leen pueden pensar que esa opinión es la única válida y verdadera. Y no es así. Entonces agregó: “Hay tres palabras maravillosas que nunca deberían faltar: “es mi opinión”, y así nadie se confunde. ¿Qué sucede cuando la persona que lee obtiene una información errónea? ¿Y si la información fuese correcta y exacta?

Cuando leo otros blogs, ya sean de personalidades dentro del BDSM (El Faro, DidaK, Gabrel, Normar_tf, etc.), presto atención a sus reflexiones, opiniones, fijándome qué puedo aprender, que puedo sacar de provecho para mi vida de sumisa que quiere crecer dentro del BDSM. Puedo decir que salvo pequeños detalles, hago mías sus reflexiones y opiniones. Ustedes se preguntarán: ¿estás de acuerdo porque son gente conocida? La respuesta es ¡NO! Estoy de acuerdo porque reflejan mi forma de ver y sentir el BDSM. Estoy de acuerdo porque para llegar a esa conclusión tuve que leer, pensar, rumiar los conceptos para finalmente arribar a una conclusión que no siempre concuerda con la del autor.

A veces hay textos en los blogs que no me dan material para tanta cavilación. También hay textos que no me dicen nada del tema que tratar, pero me hacen reflexionar sobre quién lo escribió o sobre cómo lo escribió. El “cómo” está escrito me da una idea de la persona que lo escribió.

Hay cientos, quizás hasta miles de blogs de BDSM, pero ¿cuántos son responsables de lo que escriben? Entonces yo, como lectora ¿qué debo hacer? Lo que hago es tomar lo que me sirve y desechar lo que no me sirve. Y si aquel blog no me parece bueno, coherente y que vale la pena leer… simplemente sigo de largo. ¡Cuidado! No estoy diciendo que el bloguero y yo tengamos que tener el mismo pensamiento, sino que en sus post me de argumentos valederos para sostener lo que está diciendo, esté yo de acuerdo o no.

En mi opinión, todo el que tiene un blog puede escribir lo que se le dé la gana, y puede hacerlo con o sin respeto por el otro. Es más: efectivamente, es lo que hace. Pero también tiene la obligación moral de dar la cara por lo que escribe (aunque no la dé). Ahora bien… Dice el famoso psicólogo argentino, Jorge Bucay, en su libro “El camino a la autodependencia”, que “el otro tiene derecho a ser todo lo hijo de puta que quiera ser, y de hecho, lo es.” ¿Cuál es mi responsabilidad? Cuidarme de él. Si el otro me hace daño (no estoy hablando de daño físico) es porque yo se lo permití, porque no me cuidé, porque no me protegí. Y más hablando de algo que está escrito, que con apretar un botón lo doy por terminado –valga esto para los blogs y para los chats-.

También hay otro tipo de lector, el que “endiosa” al que escribe y lo pone en un pedestal alto, muy alto… hasta que se da cuenta que es un ser humano con defectos y virtudes. A veces con más defectos que virtudes. Y es ese el momento en que le pega una patada al pedestal y el ídolo de barro se hace añicos. Es muy probable que el “endiosado” nunca se entere, pero el que lo colocó ahí arriba quedará muy mal. ¿Y quién es el responsable? Yo creo que el lector, que por su cuenta puso a alguien en un lugar que no correspondía.

Otro caso. Supongamos que un bloguero escribe conceptos erróneos sobre el BDSM. ¿Quién dice que son erróneos? Quizás sean erróneos según MI concepto del tema, pero seguramente para él esté bien. Pongamos como ejemplo que una Dómina dice que la única forma de dominar a un sumiso es sodomizándolo. Eso lo lee un hombre con tendencia sumisa, que no soporta la idea que lo sodomicen porque es un límite para él. ¿Qué pasaría? Posiblemente que se aleje del BDSM convencido que esto no es lo que buscaba, o… si es un lector inteligente, seguirá escudriñando páginas, foros, webs, procurando información para asegurarse de que lo leído es sólo una opinión o si todas las Dóminas piensan igual. Entonces: el bloguero es responsable por dar información errónea y el lector es responsable de lo que hace con esa información.

En casi todos los blogs, por no decir en todos, hay enlaces a otros blogs. Como lectora puedo entrar a verlos, mirar qué es lo que escriben, cómo lo escriben, sus gustos, tendencias, opiniones… para luego definir si lo visitaré con frecuencia o si será la primera y última vez que esté allí. Eso siempre dependerá de mí, como también depende mi decisión de dejar o no un comentario. Por lo general, los lectores somos bastante egoístas: nos llevamos una lectura, aprendemos, pensamos, nos emocionamos gracias al autor, pero… no somos capaces de dejar dos letras como agradecimiento al tiempo que se tomó el bloguero para hacernos llegar su post.

Amigos: un buen blog no es aquel que tiene muchos visitantes o cientos de seguidores. Un buen blog es aquel del que se puede extraer información fidedigna, seria, coherente, confiable, independientemente si estamos o no de acuerdo con el contenido. Un buen blog es aquel que hace pensar, reflexionar, meterse dentro de uno, en su mismidad y que de la oportunidad de crecer como persona primero y como Dominante o sumiso después. No importa si está escrito por un “grande” o por un desconocido. Lo que importa es que asuma MI responsabilidad, ya sea como escritor o como lector.

Siempre es un placer compartir mis reflexiones con ustedes. Gracias por elegir este blog. Mi cariño y respeto de siempre por todos ustedes…


anitaK[SW]

Compartir

Blog Archive

Con la tecnología de Blogger.

Protégeles denunciando...

Protégeles denunciando...
DI NO A LA PORNOGRAFIA INFANTIL!!

NO LO PERMITAS... DENÚNCIALO!

NO LO PERMITAS... DENÚNCIALO!
podría ser tu hija...

NO A LA VIOLENCIA DOMÉSTICA

NO A LA VIOLENCIA DOMÉSTICA
NO AL MALTRATO FÍSICO O VERBAL

¡NO AL ABORTO!

¡NO AL ABORTO!
SE RESPONSABLE: USA CONDÓN!

TUTORIAL DE PRACTICAS

SLNR

SLNR

QR-Code

QR-Code

Blogroll

Aprendiendo a tu lado...

Traductor

Posts Populares

Libro de Ana Karen Blanco

Tiempo BDSM

Libro SIn mirar atras

Google+ Badge

Seguidores

Google+ Followers