miércoles, 26 de enero de 2011

Bueno, aquí regreso con el tema de los collares. La vez anterior les había contado de los diferentes tipos de collares, tres en total, que significaban la relación entre Amo/a-sumiso/a o Amo/a-esclavo/a. Aclaro que de aquí en más utilizaré la forma Amo-sumisa para referirme a la relación D/s, más allá del sexo o rol de los participantes (Amo/a, Dómina, Señor, o sumiso/a, esclavo/a, etc).

Hay difentes tipos de collares de acuerdo a la relación, como dije antes, o al juego, o a la situación o el momento. Y de eso me gustaría hablarles hoy, basando mi información en el “Diccionario multilingüe de BDSM”, de los autores Bartomeu Domènech y Sibil.la, de la Edicions Bellaterra del 2004.

Al introducirnos en el tema de los collares , lo primero que debería explicar sería qué es la “Collarización”: es la ceremonia en que el sumiso o esclavo acepta formalmente el collar que le ofrece su Dominante, convirtiéndose a partir de ese momento en propiedad de este, pudiendo variar el tiempo de acuerdo a lo convenido entre las partes.

Dependiendo de la relación, si esta es real, encontramos tres tipos donde el ornamento puede ser un collar, o una cadena o cualquier elemento dado por el Dominante y aceptado por el sumiso. Estos tres collares son los siguientes:

*Collar de consideración o de prueba. Este collar es el que indica que Dominante y sumiso “consideran” o “prueban” la posibilidad de comenzar una relación de iniciación o de propiedad. El ornamento puede ser un collar, o una cadena o cualquier elemento dado por el Dominante y aceptado por el sumiso por un período variable, previo a cualquier otra relación. Es un período de valoración y reflexión de una posible relación de iniciación, entrenamiento o propiedad. Este collar le indica al resto de la gente la existencia de una relación potencial e impide o limita el acercamiento de cualquier otro Dominante al sumiso.

*Collar de adiestramiento o entrenamiento. Es el collar que indica un avance en la relación, donde el sumiso acepta ser entrenado por su Dominante.

*Collar Definitivo o de Propiedad. Es similar al anillo de matrimonio. Indica una relación seria y formal, además de la intención de ambos de que la relación sea duradera. Si la relación es virtual o real y virtual, la simbología se complica un poco más, pero me parece muy interesante al menos, conocerla.

El símbolo convencional en internet para indicar una relación variable de pertenencia o protección. es el nick seguido, la mayoría de las veces, por una llave que contiene las iniciales de la otra parte. Si la usa el Dominante, indicará una preferencia o exclusividad con su sumiso. Este símbolo seguirá a su nick, indicando la o las iniciales del sumiso o esclavo. Si la usa el sumiso, indicará que es propiedad del Dominate y colocará la o las iniciales de este, con mayúsculas, entre los símbolos. Por ejemplo:

Relación cibernética - Amo {sm} o sumiso{AMO}

Relación real - Amo [sm] o sumiso[AMO]s

Relación cibernética y real – AMO{[sm]} o sumiso{[AMO]}

Los switch también tienen su collar virtual. Consiste en un acento grave seguido de la inicial o iniciales del Dominante:

switch`AMO

El collar virtual de iniciación consiste en una llave de abertura y la inicial o iniciales del Dominante: sumiso{AMO

El collar virtual de entrenamiento o adistramiento, consiste en una llave abierta, la inicial o iniciales del Dominante y un acento circunflejo:

Sumiso{AMO^

Otra forma también puede ser la inicial o iniciales del Dominante entre llaves, seguido de un acento grave y una t minúscula (del inglés tranning, adiestramiento).

sumiso{AMO`t

O también el acento grave precediendo la inicial o iniciales del dominante entre llaves:

sumiso`{AMO}

O el acento grave delante de la inicial del Dominante, pero se corre el peligro de confundirlo con un switch:

sumiso`AMO
El collar virtual de propiedad es el que indica la propiedad de un sumiso por parte de un Dominante, y consiste en la o las iniciales de este entre llaves, dependiendo de la relación:

Para relaciones cibernéticas: sumiso{AMO}

Para relaciones reales: sumiso[AMO]

Para relaciones cibernéticas y reales: sumiso{[AMO]}

Luego tenemos el collar virtual de protección de un sumiso por parte de un Dominante, que será un acento cincunflejo delante de la inicial o iniciales del Dominante. Este tipo de collar indica que el sumiso está bajo la protección de ese Dominante, manteniendo “a raya” a quienes quieran acosarlo o asediarlo:

sumiso^AMO
Finalmente, tenemos el collar virtual de prueba para un sumiso que lo obtiene antes de poseer ningún otro tipo de collar, y son las llaves vacías.

Sumiso{}

Dentro de los collares virtuales debemos recordar el collar virtual de quitaipon, que es el de aparición ràpida y fugaz, con cambios de propiedad más o menos habitual en un sumiso.

También hay diferentes tipos de collares dependiendo del momento o del uso que se les de, pero ya en real:

Collar de bondage: Collar u otro elemento decorativo alrededor del cuello de un sumiso, hecho con el mismo material que se ha utilizado para hacerle el bondage.

Collar de castigo: Correa de cuero o aro de metal con argollas para unirse a una cadena de guía y/o mantener las manos en posición cercana a la cabeza, que se pone al cuello del sumiso como castigo. También se conoce con este nombre a la correa con púas hacia el exterior (a veces también al interior) que le impide al sumiso inclinar, torcer o apoyar la cabeza.

Collar de inmovilización: Correa de cuero o aro de metal con argollas de anclaje para unir a un punto fijo. Van situadas a los lados y se le pone al cuello del sumiso para inmovilizarlo. Puede tener correas o anillas para inmovilizar las manos en la parte posterior.

Collar de juego: es el que se usa exclusivamente para las sesiones

Collar de paseo: es el que se utiliza para las escenas de animalización para obligar al sumiso a andar en cuatro patas. También se llama así al collar decorativo y vistoso que se le pone al sumiso para las exhibiciones o lugares públicos.
Collar de propiedad: Es la cadena, correa o cualquier otro elemento ornamental que el Amo le ofrece a su sumiso para indicar públicamente su posesión. Por lo general es una correa de cuero negra o cadena metálica adornada con distinos elementos, u objetos de latón o plata, todo de diseño original y exclusivo.

Collar de protección: Correa o cadena que un sumiso sin Amo luce en un acontecimiento público, para indicar que se encuentra bajo la protección de un Dominante presente y evitar el acoso.
Bueno, con esto doy por culminado, al menos por ahora, el tema de los collares. Espero no haberlos aburrido demasiado, pero en un mundo tan protocolar como el BDSM, creo que es algo que, al menos yo como sumisa, quiero conocer y saber.

Un saludo para todos,
anitaK[SW]

lunes, 24 de enero de 2011

Queremos destacar la deferencia de Lady Lua y su sumiso net{LL} al premiar nuestro blog. Nos sentimos muy halagados al pensar que alguien nos haga merecedores de algo así. Vayan para ellas nuestro agradecimiento y saludo. Según sabemos, debemos seguir los siguientes pasos, y acá vamos...


¿Qué hacer?

1. Dar el premio a 15 blogs y avisarlos.


2. Responder a las preguntas:


Nombre: anitaK[SW]
Una música: el pop latino
Estado de ánimo: optimista, positiva, alegre y abierta
Color: Azul
Una estación: Otoño
Serie: House
Frase o palabra que dice más de ti: Qué buen insomnio si me desvelo sobre tu cuerpo...
¿Qué piensas del premio?:  Siempre es lindo recibir un premio. Es como saber que a esa persona le gusta lo que posteamos, esté de acuerdo o no, así que sólo me queda agradecer a Lady Lua, a net{LL} y a su blog por haber pensado en nosotros. Y... "Larga vida a su blog", como dice Fer de "Azotes y Nalgadas".


Quisieramos a su vez premiar a los siguientes blogs:

BDSM desde Asturias, de Korsar
BDSM en Asturias
Blog de asturianina
Acertijo Acertijo
Al otro lado del espejo - Jade
BDsM Venezuela- Blog de iara
Bottoms Red Blog de Mauri
El bouduoir de CONSUL2
El rincon de tania{Dei} y su Amo
Yo, yo mismo y Fronk
Mey la dulce perversión
Las vivencias de Justine.sms
Feliz siendo tu sumisa
esclava silvia{T}
esclavo asumido

Felicitaciones a todos por sus maravillosos blogs y espero que sigan así, mejor cada día.

Saludos a todos!

domingo, 2 de enero de 2011

El martes antes de Navidad me dispuse a escuchar “junto” a mi Amo (Río de la Plata mediante), un programa de radio BDSM que me ha gustado mucho.

Su locutora, Soledad, tiene una voz envolvente y sensual que invita a oírla, además, por su modulación. El programa se llama “AntiStressSadico” y se trasmite los martes a las 22 horas de Argentina por aquí:


También pueden visitar su blog y ver la programación de los otros espacios:

Ese martes en particular se trató un tema muy interesante: “El amor en tiempos de Cólera!”, que como bien dice la locutora, nada tiene que ver con la obra de G. García Márquez. No voy a repetir lo que se comentó en la radio, sino a dar mi opinión personal por medio de este post. Habrá quien se sienta identificado y quien no, como siempre. Eso es lo bueno.

Las preguntas que Soledad hacía a los oyentes eran las siguientes:
- Cuando nace el “amor” en las relaciones D/s, S/m, etc… ¿se ve afectado o debilitado el rol? ¿o contrariamente se refuerza?
- Cuando hay un tercero “rondando” en nuestra relación, debilitando y tentando… ¿pesa más el “amor” o la entrega?
- Relaciones D/s y S/m SIN amor como exigencia de UNA sola de las partes.

Confieso que recién cuando escuché este programa comprendí algunas situaciones de las relaciones Dominante/sumiso. La primera que se me vino a la mente fue cuando, en una relación de larga data y por diferentes motivos, el Dominante “desaparece” o “se ausenta” como tal con diferente frecuencia en cada caso. Es decir, no se sesiona con la misma frecuencia e intensidad que al principio de la relación, cuando no existía la pareja fuera del BDSM, cuando no existía aún el Amor. Por lo general al comienzo, las sesiones son maravillosas, perfectas, soñadas, con todos los detalles. Tanto el Dominante como el sumiso crean el ambiente y en la atmósfera se ve, se respira, se palpa BDSM. Pero… es inversamente proporcional: a medida que se afianza la pareja fuera del BDSM, disminuye el interés del Dominante por sesionar. (Recuerden que estamos hablando de “Amor en el tiempo del Cólera!”, y no es algo que le pase a TODAS las parejas, sino sólo a algunas).

No es novedad que las personas del sexo femenino son escasas en el BDSM, independiente del rol que ejerzan. Amas y sumisas son codiciadas por los roles opuestos, sin importar el género. Por supuesto que Amos y algunos sumisos también pueden ser asediados por personas del rol opuesto. Cuando aparece un tercero, puede pesar más la entrega o el amor dependiendo de la maduración y el tiempo que esa pareja lleva como tal. Si lo vemos como Dominante/sumiso exclusivamente, quizás lo que más pese sea la entrega, el respeto por el collar y el compromiso moral por la palabra dada; el amor no está maduro y hasta podría pasar que nunca florezca. En cambio en una pareja Dominante/sumiso de mucho tiempo donde hay también una relación fuera del BDSM, pesarán ambas cosas y habrá doble motivo: el amor y la entrega unidos para “resistir” la tentación y la debilidad de sesionar con otro.

No tengo dudas para afirmar que los sumisos son más sentimentales, románticos y enamoradizos que los Dominantes. Y si somos mujeres, peor. Sería común entonces que un Dominante le exija a su sumiso que no se enamore de Él, y que si lo hace será bajo su cuenta y riesgo, advirtiéndole que de su parte sólo espere cuidado, respeto, etc., nunca Amor. Si el sumiso consiente y no se enamora, o se enamora aceptando las reglas de juego originales, estará todo bien. Lamentablemente cuando aparece el amor, aparece la exigencia y se confunde el rol con la pareja. ¿Por qué? Porque el sumiso podría estar dispuesto a aceptar muchas cosas como tal, pero no como pareja fuera del BDSM.

Por ejemplo:

-Dice el Dominante: “Espérame hasta que regrese”. No tiene que decir más nada, no tiene que dar explicaciones y puede demorar el tiempo que necesite o desee.

-Dice la pareja: “Espérame hasta que regrese”. Entonces salta el sumiso: “¿A dónde vas? ¿Cuánto demoras? ¿No puedes ir más tarde?”. Y por supuesto los reproches: “¿Por qué te tenés que ir justo ahora?”. “No sé si te espero despierto, ya es tarde”. “¿Por qué no me dijiste que demorabas tanto?”
.
Quizás ese sea el motivo de por qué muchos Amos busquen compañero de juegos pero no pareja. Y la pregunta es: ¿Será ese el motivo por el que los Dominantes pierden el deseo de jugar? Porque hasta donde yo sé, este “Síndrome de la pérdida de interés en el juego” se da en los Dominantes y no en los sumisos.

El planteamiento final sería: ¿Cómo hacer para retomar el interés en el juego? Y de acuerdo a lo expuesto hasta ahora, la única respuesta que se me ocurre es: rompa con su pareja y manténgalo como partenaire, o… mantenga a su pareja y consígase otro partenaire. Pero estoy convencida de que ninguna de las dos opciones son la solución.

¿Alguna otra idea?

Compartir

Blog Archive

Con la tecnología de Blogger.

Protégeles denunciando...

Protégeles denunciando...
DI NO A LA PORNOGRAFIA INFANTIL!!

NO LO PERMITAS... DENÚNCIALO!

NO LO PERMITAS... DENÚNCIALO!
podría ser tu hija...

NO A LA VIOLENCIA DOMÉSTICA

NO A LA VIOLENCIA DOMÉSTICA
NO AL MALTRATO FÍSICO O VERBAL

¡NO AL ABORTO!

¡NO AL ABORTO!
SE RESPONSABLE: USA CONDÓN!

TUTORIAL DE PRACTICAS

SLNR

SLNR

QR-Code

QR-Code

Blogroll

Aprendiendo a tu lado...

Traductor

Posts Populares

Libro de Ana Karen Blanco

Tiempo BDSM

Libro SIn mirar atras

Google+ Badge

Seguidores

Google+ Followers