miércoles, 24 de agosto de 2011


Si pertenece al BDSM, es probable que en algún momento de su vida “vainilla” se le haya planteado la necesidad de vivir esos gustos y fantasías. Quizás usted pertenezca al sector que optó por sólo leer y seguir fantaseando; tal vez por miedo, frustración, el qué dirán si es descubierto… o cualquier otro. También es probable que usted sea de los que se decidieron a correr el riesgo lanzándose a vivirlo, prefiriendo jugarse antes que sentir la frustración de no hacerlo.

En un primer momento, la gran mayoría entra al bdsm para satisfacer sus gustos sexuales diferentes; pero hay quienes entran por otros motivos, por ejemplo:

-los sádicos para satisfacer su sadismo
-los masoquistas para sentir sus fantasías de dolor,
-los dominantes para ejercer control y poder,
-y los sumisos para delegar ese poder y sentirse dominados.

De todas formas, lo que nos acerca a esta vida en un primer momento, luego evoluciona de muchas maneras. O no. Porque están los que entran para tener una sexualidad diferente o no habitual, y se quedan en eso. Otros descubren que su idea inicial u original sobre lo que les gustaba, se transforma con el tiempo y cambian por otro rol diferente, al inicial. Otros profundizan yendo más allá del tema sexual, ahondando y buscando otros aspectos además de la sexualidad.

Ahora bien… ¿Está mal quedarse sólo en la sexualidad? Yo creo que no, siempre y cuando tengamos claro que el BDSM es más que sexo o penetración. Pensemos, por ejemplo, en los sumisos que son felices con lamer las botas de sus Amas, o que les hagan trampling, o quienes disfrutan hasta el orgasmo con ser encerrados en una jaula pequeña, momificados, usados como mueble, o sólo con que los humillen… ¿Es que no disfrutan del sexo? Posiblemente sí, pero si la Dómina no le da sexo, lo más seguro es que se masturben al llegar a su casa o tengan sexo después con su pareja vainilla… O sea, de una forma u otra todos buscamos el disfrute, con o sin penetración.

Si nos metemos en el BDSM, es probable que no sea solo por sexo, porque también lo tenemos en nuestra vida vainilla. Pero… ¿Cuándo sentimos frustración? No la sentimos SOLO cuando NO tenemos sexo, sino cuando el sexo dentro del BDSM no nos colma por el motivo que sea: porque sentimos que engañamos a nuestra pareja, por la educación que recibimos, etc.

Entonces, qué hacer para sentirnos bien con nosotros mismos y olvidarnos de la frustración? Tomar una decisión, sea la que sea, convencidos de QUÉ es lo que queremos, asegurándonos que estamos dispuestos a pagar el precio que sea necesario para conseguirlo. Sin arrepentimientos y sin dolor; pero con convicción y seguridad de que lo elegido es lo que queremos.


Sir Williams, anitaK[SW]

4 ENSEÑANZAS:

S. SoMeTeTe dijo...

Muy buena reflexión.
Decidí vivir Mi vida canela y dejé atrás todo Mi vida vainilla.Rompiendo con todo lo que ello implica.
Hoy no Me arrepiento y soy feliz de haber tomado esa importante decisión.

Un beso respetuoso y un saludo cordial a tu Señor
S.

Rosaida dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con vosotros. Una decisión a tiempo es lo más acertado.

Ahora bien, ¿Y si tu pareja vainilla es la que más te satisface? ¿es a la qué anhelas como Dom o como sum?

Opino sinceramente que nos sorprenderíamos gratamente de la respuesta de nuestra pareja si fuéramos capaces de sacudirnos nuestros propios miedos y prejuicios. Si fuéramos capaces de evitar los juicios y pensamientos erróneos sobre la opinión que recibiríamos de nuestra pareja antes de planteárselo a ella con seriedad y madurez.

Una decisión adecuada y tomada a tiempo podría aportar a nuestras vidas la mayor felicidad que podamos imaginar.

Un beso desde mi Jardín.

El Señor de la Mansión dijo...

Interesantes reflexiones.

Estoy totalmente de acuerdo en que para un Dom practicar la dominación no significa ahuyentar la frustración ni mucho menos.

A menudo tomamos decisiones erróneas, algunas de gran calado vital y emocional. En ese caso suele ser difícil coger al toro por los cuernos y, rompiendo la inercia, tomar la decisión adecuada. Para ello hay que estar dispuesto a pagar el precio de nuestra equivocación, y esa convicción y seguridad en nuestra decisión son los que a la postre nos darán las fuerzas para hacerlo, lo que no le quita importancia al hecho de que arrepentirnos de nuestros errores es el primer paso para aprender de ellos.

Como Dom, mi principal foco de atracción está en el ejercicio del poder. Entiendo que una amplia mayoría comience a ejercerlo en la sexualidad. Multitud de condicionantes socioculturales le han dado a la sexualidad ese halo de último reducto, sin cuya rendición la plaza no está conquistada. Pero sobre todo, en toda relación sexual se está produciendo una cesión de poder más o menos acentuada, algo a tener muy en cuenta a la hora de enfrentar al sexo 'vainilla' con el Ds. En ese sentido, la cesión mucho más acentuada (o casi absoluta) que se produce en el Ds encuentra un cauce natural en el sexo que lo convierten en el primer candidato por donde extenderse.

Un saludo desde La Luz

Jordi Gascón dijo...

Creo que la vida erótica puede tener muchos sabores. Como en la comida unas veces nos apetece lo dulce, otras lo salado y otras lo amargo.
El Erotismo está demasiado compatimentado. Parece Fútbol. O del Barça o del Madrid. O vainilla o sado. No es necesaria tanta dicotomía.

Blog Archive

Con la tecnología de Blogger.

Protégeles denunciando...

Protégeles denunciando...
DI NO A LA PORNOGRAFIA INFANTIL!!

NO LO PERMITAS... DENÚNCIALO!

NO LO PERMITAS... DENÚNCIALO!
podría ser tu hija...

NO A LA VIOLENCIA DOMÉSTICA

NO A LA VIOLENCIA DOMÉSTICA
NO AL MALTRATO FÍSICO O VERBAL

¡NO AL ABORTO!

¡NO AL ABORTO!
SE RESPONSABLE: USA CONDÓN!

TUTORIAL DE PRACTICAS

SLNR

SLNR

QR-Code

QR-Code

Blogroll

Aprendiendo a tu lado...

Traductor

Posts Populares

Libro de Ana Karen Blanco

Tiempo BDSM

Libro SIn mirar atras

Google+ Badge

Seguidores

Google+ Followers