viernes, 21 de junio de 2013


¿Cuál sería el motivo por el que una persona quisiera cambiar su rutina de sexo? Quizás por la rutina misma.

Imagine una pareja que tiene sexo de la forma clásica. Al principio todo va bien. La excitación, el deseo de estar con el otro, las ganas de intimar, todo se suma para que, si les fue bien la primera vez, haya más encuentros.

Pero el tiempo pasa. El impulso y el ardor de los primeros tiempos se van diluyendo día a día. Allí se empieza a pensar que, si bien se quiere a la pareja, esta ya no satisface sexualmente. El sexo se hizo aburrido, monótono, y a veces, hasta obligatorio. En resumidas cuentas: el sexo ha dejado de ser un placer para convertirse en un deber. Entonces, en el mejor de los casos, aparece el deseo de cambio.

Hoy, los medios de comunicación ayudan con ideas que van variando de acuerdo a la moda, y en este momento, como se dijo en el post anterior, el BDSM está de moda. Eso se ve todos los días en el vestuario y actitud de los cantantes, en la publicidad, en periódicos y revistas, incluyendo también los best-sellers y el cine. 

La mujer común, la que se queda en su casa y la que sale a trabajar todos los días, la que tiene hijos o la que busca tenerlos, la que lucha día a día con su figura y la que tiene dolor de cabeza cuando su pareja quiere sexo, la mayoría de ellas fantasea con algo diferente.

Las mujeres que gustan y apetecen ser sometidas, sueñan, desean y quieren un hombre con carácter dominante. Muchas gustan de los hombres seguros, inteligentes, que no se dejan embaucar por el encanto femenino; especímenes masculinos con aire seductor, elegantes y si fuera posible, jóvenes y con dinero. Para que esa fantástica versión varonil sea perfecta, éste deberá ignorar la presencia de la fémina hasta ese momento mágico en que la descubre, y a partir de allí, regalarle toda su atención…


 Los hombres, en cambio, sueñan con una mujer decidida, pero sumisa; que se valga por sí sola, pero que la puedan ayudar; que sea independiente, pero que los necesite; que sea inteligente, pero no tanto como para que no pueda ser engañada; que sea sexy, joven y tan hermosa que llame la atención, pero… que a la hora de partir se vaya con él.

Y en este punto aparece el BDSM, o mejor dicho, lo que la gente común cree que es. Porque en las fotos y videos de D/s o de Sadomaso, aparecen sumisas guapísimas, de cuerpos perfectos, dispuestas a entregarse sin reparos. O con reparos, pero con esa negación solapada, con ese “tómame aunque yo te diga que no, porque solo quiero pertenecerte”.

Y los Amos –sobre todo en las fotos-, son buenos mozos, jóvenes, de cuerpos atléticos, con tanta arrogancia que con chasquido de dedos logran que las mujeres se postren ante ellos y los adoren… aunque tengan cero encanto y/o atractivo.

Entonces, esa mujer común se imagina a ese hombre perfecto y soñado que la hará suya para siempre. Y el hombre común se convence que todas las mujeres del BDSM son putas, estúpidas y con una autoestima tan baja que, bastará que se presente como Amo para que todas lo obedezcan y se lancen sobre él.

Por lo tanto, cuando él encuentre a su “O” y ella encuentre a su Grey, todo, incluido el sexo, será perfecto. Porque… ¿Qué es el BDSM sino sexo con aditamentos?

El tipo que se cree Amo porque vio un par de videos, leyó un libro, visitó un par de páginas y blogs, opinó en algún foro y participo con su presencia en una o dos fiestas de la comunidad… está convencido que puede penetrar a cualquier sumisa con su solo deseo. Al final de cuentas, se trata de eso, ¿no? De penetrarlas, les guste o no, con o sin su consentimiento, porque para algo son Amos y Dominantes, y ellas son solo sumisas a su disposición. Aunque pensándolo bien, también habrá que zurrarlas un poco, para que sepan a quién deben obedecer, pero más que nada, porque les gusta y lo piden en silencio.

Esa persona que hasta hace unos días era 100% vainilla, que criticaba a “esos pervertidos”, hoy quiere experimentar, quiere jugar a ser Amo o sumiso, porque así podrá probar otro tipo de sexo que lo saque del aburrimiento diario. Pero que quede claro que ellos no son “así”, ellos son personas “normales” que buscan una forma de salir de la rutina…

Entonces entran al BDSM sin saber qué es y lo que es peor: sin que les importa averiguar primero de qué se trata. Y se encuentran, la mayoría de las veces, con gente como ellos, gente que tampoco  tiene el concepto demasiado claro. Con suerte, en ese momento se preguntan con reales ganas de saber: ¿qué es el BDSM?

Y el BDSM, queridos amigos de este blog, no es sexo con aditamentos, ni es decirle puta a la primera mujer que se aparece, ni entregarse al primer tipo que dice ser Amo.
El BDSM, amigos, es ni nada más ni nada menos que EL INTERCAMBIO o LA CESION DE PODER, porque no hay posibilidad de BDSM sin ello.

BDSM:
BONDAGE (en su acepción inglesa de esclavitud y no de ataduras).
DISCIPLINA - DOMINACIÓN
SUMISIÓN - SADISMO
MASOQUISMO

La sexualidad no está en esa sigla, pues ya somos seres sexuales.

Imposible negar que el sexo está presente en todas las actividades, dentro y fuera del BDSM, porque es parte esencial del ser humano. Lo que se debe entender, es que sexualidad se tiene CON o SIN BDSM. Y al BDSM lo podemos practicar/vivir CON o SIN sexualidad.
Lo que quizás cueste comprender, es que BDSM y sexualidad son dos conceptos diferentes. El sexo no es lo único que hay en el BDSM.

El filósofo San Agustín definió al PLACER como la suma del PODER, más el CONOCIMIENTO, más la SEXUALIDAD.

Hay quienes aceptan y disfrutan el sexo sin BDSM, pero no al revés, no el BDSM sin sexo, porque estarían incompletos. En este caso, el sexo es la cereza del helado del BDSM, no el helado en sí. O sea, es importante, pero jamás lo MÁS importante o lo único. En cambio, para otras personas, todo pasa por la penetración o la excitación. El bondage, los azotes, la humillación, el intercambio o cesión de poder, o cualquier otra actividad, son algo totalmente irrelevante.

Es comprensible que alguien que no pertenezca a la comunidad BDSM, nos vea como
enfermitos y pervertidos. Lo que no se comprende es que, personas pertenecientes, y supuestamente practicantes de este estilo de vida, califiquen al resto de esta manera. Es posible que estas personas no lo quieran ver ni entender, por varios motivos:

1-      Son ovejas, por lo tanto para no quedar fuera del rebaño, opinan lo mismo que la mayoría.
2-      No viven el BDSM, porque están detrás de la PC
3-      Buscan pareja-amante-novio-marido-proveedor, un pene o una vulva.
4-      Son sumisos-masoquistas-sádicos-Dom, solo de la boca para afuera.

Recordemos entonces que cuando nació el S&M, y luego el BDSM como subcultura, las personas que crearon estas siglas y fueron parte de esas generaciones que ya lo vivían así, no creyeron que era importante o necesario incluir la sexualidad entre las siglas.

Y quizás esté bueno repetir que, aunque el sexo y la sexualidad sean fundamentales y estén implícitos, no son lo único ni lo más importante.


9 ENSEÑANZAS:

VidaS dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
VidaS dijo...

Damita, totalmente de acuerdo con sus letras, tanto asi que me pregunto... y despues ¿que? porque la moda esta instaurada, el advenimiento de estos nuevos "miembros" a la "comunidad" esta en pleno proceso, pero reitero... ¿y despues? cuando alguien salga lastimado? cuando el desengaño caiga en cada uno? cuando las costumbres, protocolos y demas cuestiones queden a un lado, porque es mas rentable alimentar a este tipo de ... participantes.(cosa que ya pasa... pero me reservo el comentario sobre eso).
Cuando pase la moda, queden algunos... y se quejen los demas... ¿otra vez a rearmar?

VidaS dijo...

Saludos... LaDy_SOL

marita correa dijo...

He alucinado con la cantidad de gente que se han enganchado a las 50 sombras, pero eso en realidad dice mucho sobre todo esto. Habrá algunos para los que solo sea un juego o una moda, pero la mayoría, tienen dentro de ellos ese quiero pero no puedo o no me atrevo, y creo que en realidad lo pasarán fatal, por no atreverse a dar el paso, y eso puede amargarte bastante la vida, y muchos de ellos serán de esos que nos califiquen de enfermos o pervertidos, pobres!!nunca disfrutarán de su sexualidad
Excelente tu artículo!!

Malagueño Morboso dijo...

Que morbazo el articulo. Me ha encantado.
De vez en cuando me paso por aqui y me doy cuenta que todo esto poco a poco me empieza a dar mas morbo cada dia.


Saludos desde www.malagasensual.blogspot.com

ElArtedelBDSM dijo...

Me quedo con 2 párrafos, el primero:

"Esa persona que hasta hace unos días era 100% vainilla, que criticaba a “esos pervertidos”, hoy quiere experimentar, quiere jugar a ser Amo o sumiso, porque así podrá probar otro tipo de sexo que lo saque del aburrimiento diario. Pero que quede claro que ellos no son “así”, ellos son personas “normales” que buscan una forma de salir de la rutina…"

Comparto completamente tu visión de este asunto. De la arrogancia de quienes creen que se entra al mundo del BDSM asi, sin más. Y de esas mismas personas cuya hipocresía les hace creer que son "iguales pero diferentes", que solo salen de la rutina y no son enfermitos como nosotros.

Ahora bien, el 2do párrafo me deja algunas dudas:

"Es comprensible que alguien que no pertenezca a la comunidad BDSM, nos vea como enfermitos y pervertidos. Lo que no se comprende es que, personas pertenecientes, y supuestamente practicantes de este estilo de vida, califiquen al resto de esta manera".

Pertenecer a un circulo BDSM, a una comunidad o simplemente practicarlo por las tuyas, bajo tus reglas, pero siguiendo algún hilo conductor común (Al estilo de Seguro, Consensuado y Sensato) que te hace parte, aunque mas no sea virtual por no codearte con "la comunidad", de el grueso de aquellos que practican BDSM, te inhabilita a tratar a ciertos individuos o grupos como "enfermitos"? Cuando pudieran estar actuando de maneras incoherentes e incluso peligrosas bajo la bandera del BDSM?. Esa parte no me cierra del todo, es una suerte de: estas con nosotros en todas, o estas en nuestra contra y sos una oveja descarriada.

Si me aclaras la idea, me harías feliz :).

El blog la verdad esta muy bueno, son nuestras primeras vueltas por aquí, pero volveremos.

Domina Lorena y su esclavo efe dijo...

Creo modestamente que el impulso que nos lleva a vivir esta disciplina o modo de vida viene de dentro.
El sexo es un parametro, pero no la única cosa que se puede vivirdentro del BDSM. Quizá la dejación de la voluntad a favor de otra persona supere al placer de practicar sexo, pero siempre acompañado de una pulsión sadomasoquista.

Un saludo.
Efe{LL}

anitaK[SW] dijo...

Gracias a todos por sus comentarios y por dejar aquí sus enseñanzas para mí.
Saludos cordiales y mis respetos para todos,

anitaK[SW]

anitaK[SW] dijo...

Estimados amigos de “ElartedelBDSM”:

No hablaremos entonces del primer pàrrafo, ya que estamos de acuerdo.

Trataré de aclarar, entonces el segundo párrafo;

Cuando hablo de “Comunidad BDSM”, me refiero a TODOS los que lo vivimos, ya sea como integrantes visibles y activos, por medio de la web, o mi pareja y yo a solas. Aclaro que para mí –y esto es personal-, el BDSM se vive de a dos; uno solo es imposible (tema para otro post).

Como se dice usualmente, el BDSM es un enorme paragüas que da cabida a muchísimas prácticas, siempre y cuando se cumplan determinadas pautas no escritas pero conocidas, como el intercambio de poder de forma Sensata, Segura y Consensuada. Hasta ahí creo que todos estamos de acuerdo.

Ahora… ¿El practicar Bondage, Spanking y humillación me hace mejor practicante que aquel que solo disfruta del látex, las jaulas, o de las prácticas escatológicas? ¿El que se dedica a hacer nudos es menos bedesemero que el que disfruta azotando o goza con el dolor?

A cinco años de ser sumisa de mi Señor, he estado en muchas reuniones de BDSM, en casas particulares, con las diferentes comunidades argentinas o con la comunidad uruguaya, y me ha pasado más de una vez de escuchar gente “horrorizada” por una práctica (que se podría considerar suave) de azotes y humillación. Y recordando estas personas es que escribí la frase que a ustedes les llamó la atención.

Yo me preguntaba (y no les pregunté a ellos porque siendo sumisa se podría tomar como una falta de respeto), “si esto le desagrada, le parece fuerte, o no está de acuerdo… ¿qué hace aquí? Podría irse a otra habitación o, simplemente, no asistir a estas reuniones”.

Creo que sería imposible que alguien realizara todas las prácticas que forman parte del BDSM, porque hay cosas que nos gustan y cosas que no. Entonces… ¿quién soy yo, una masoquista que disfruta de la sumisión y el spanking, para juzgar a otro que le gusta, por ejemplo, lo escatológico, solo porque a mí no me gusta?

¿Es mejor persona, mejor bedesemero, más sano, más sensato, el que disfruta de xxx en vez de zzz? Creo que somos todos iguales y estamos en un mismo nivel.

Como decía una sicóloga amiga: “la lengua y la mente del otro, es algo que yo no puedo manejar”. Es decir, el otro va a decir y a pensar lo que se le de la gana sin que yo pueda impedirlo. Lo que sí puedo impedir es dejar que ese dicho o ese pensamiento me impida seguir disfrutando de lo que me gusta.

Perdón por lo extenso de la respuesta. Saludos cordiales,

anitaK[SW]

Blog Archive

Con la tecnología de Blogger.

Protégeles denunciando...

Protégeles denunciando...
DI NO A LA PORNOGRAFIA INFANTIL!!

NO LO PERMITAS... DENÚNCIALO!

NO LO PERMITAS... DENÚNCIALO!
podría ser tu hija...

NO A LA VIOLENCIA DOMÉSTICA

NO A LA VIOLENCIA DOMÉSTICA
NO AL MALTRATO FÍSICO O VERBAL

¡NO AL ABORTO!

¡NO AL ABORTO!
SE RESPONSABLE: USA CONDÓN!

TUTORIAL DE PRACTICAS

SLNR

SLNR

QR-Code

QR-Code

Blogroll

Aprendiendo a tu lado...

Traductor

Posts Populares

Libro de Ana Karen Blanco

Tiempo BDSM

Libro SIn mirar atras

Google+ Badge

Seguidores

Google+ Followers